Usted está aquí

Hay Muchas Moradas en la Casa de mi Padre

Imagen de javier
Enviado por javier el Jue, 25/02/2016 - 20:00

Hay Muchas Moradas en la Casa de mi Padre

Nos situamos mentalmente, en el año en el que murió Jesús, quizás, algunas semanas como ahora mismo, antes del día 14 del mes Nisán, que celebrarían la fiesta de la pascua judía, (en éste año será el día 23 de Marzo, la 1ª luna Llena de la primavera)." data-share-imageurl="">

Date: 
Jueves, 25 Febrero, 2016 - 20:00
Body: 

Hay muchas moradas

Hay Muchas Moradas en la Casa de mi Padre

Nos situamos mentalmente, en el año en el que murió Jesús, quizás, algunas semanas como ahora mismo, antes del día 14 del mes Nisán, que celebrarían la fiesta de la pascua judía, (en éste año será el día 23 de Marzo, la 1ª luna Llena de la primavera)...... nuestro Amado Jesús, hablaba a sus seguidores, enseñando y explicando los acontecimientos que habrían de suceder. Como el Gran Médium de Dios que era, percibía la angustia en sus corazones y por eso les preparaba acerca de “su partida, de su ausencia”, pues quedarían desconsolados y desconcertados, por todos los acontecimientos, que con seguridad sabía, iban a cumplirse.

Les habla de ésta forma:

No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios. Creed también en mí. Hay muchas moradas en la casa de mi Padre. Sí no fuera así, yo os lo habría dicho, pues, me voy a prepararos un lugar. Y después de que me haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde yo esté, también estéis vosotros.”

(Evangelio de S. Juan, cáp. 14. versículos 1-3)

 El Maestro sabía, qué todos los que seguirían sus enseñanzas a partir de entonces, vivirían en la condición de “separados” socialmente hablando, vivirían trabajando en el progreso personal y de todo el colectivo humano, encontrándose desubicados, sin saber a ciencia cierta que era ese lugar del que les hablaba Jesús. Ellos, sin conocer nada más que lo habitual de su propio entorno, no comprendieron muy bien lo de las “muchas moradas en la Casa de mi Padre”, fue mucho después cuando se entendería bien éste concepto.

La frase: - No se turbe vuestro corazón, creed en mí, igual que creéis en Dios – viene a decir: (toda la esperanza aprendida acerca de Dios, la promesa de una vida mejor.... tenían la garantía del cumplimiento, en la persona de Jesús); esas palabras les daba la certeza y les aclaraba qué, más allá de las fronteras del mundo físico, les espera la paz, la felicidad y la prosperidad, para todos los que van progresando en las leyes de Dios, cada cual a su ritmo.

Jesús enlaza la frase anterior con: – Voy a prepararos un lugar - les hablaba de forma alegórica. Se sabe que hablar de forma alegórica es: hablar mostrando una representación de las cosas que tienen un significado simbólico.

Para las personas de aquella época, “el lugar del que les hablaba Jesús”, era un “lugar simbólico” adecuado a los ideales sublimes aprendidos con tanta fe y valor, pues la situación sociocultural y religiosa de aquel entonces era muy particular. Habrían de desarrollar, pues, una gran Fe, para intentar aplicar y divulgar las enseñanzas del Maestro.

El espíritu de Juana de Ângelis en el libro -Jesucristo y El Evangelio, a la luz de la psicología profunda- nos explica en las siguientes palabras resumidas, cómo es esto de la fe: “La fe, se expresa mediante la confianza que el Espíritu adquiere en torno de algo. Se presenta de dos formas: natural y adquirida. En el primer caso, la natural, es espontanea, simple, sin ninguna reflexión o exigencia racional, ésta fe es característica normal del ser humano. En el segundo caso, la adquirida, es una conquista del pensamiento, que a su vez, produce razones para establecer la dirección a seguir, el sentido que le demos y así tener el poder de manifestarse.

Se robustece, esta fe adquirida, con la experiencia de los hechos, convirtiéndose en la base de los comportamientos lógicos y de los resultados significativos del pensamiento y de la experiencia humana.”

Es completamente cierto que en los días actuales, el seguidor leal de Jesús, recibe bastante falta de respeto por todas partes, de lo cual se extrae que necesita mucha fe, ¡Claro! Al desentonar con los demás, a causa de las creencias y actos que tiene y hace, intentando seguir el ejemplo de Jesús, sufre el desacuerdo de la opinión de muchos, que lo ven como un bicho raro.

Si practica la humildad, le toman por flojo, por cobarde.

Si vive de forma sencilla, se le acusa de inconsciente.

Si se esfuerza por ser bondadoso, lo catalogan de tonto.

Si orienta o recomienda con dignidad, se le juzga de orgulloso.

Si obedece a lo que es justo, es considerado sumiso.

Si usa la tolerancia, se le ve por incompetente.

Si en cambio, es enérgico, le reprochan que es cruel.

Analizando y comprendiendo las palabras de Jesús... acerca de esas moradas o viviendas, ahora sabemos, que no se refería a un lugar geográfico del planeta Tierra. La Tierra, considerada en aquél tiempo como el centro del Universo, era núcleo principal del pensamiento cultural, político y religioso, estableciendo que el Reino de los Cielos se proyectaba en torno al globo terrestre, como si fuese también uno de los ambientes terrenales regios, majestuosos, girando alrededor de dicho globo. Este lugar mencionado y “preparado” por El Mesías, es una patria espiritual, sin las tristezas y sufrimientos de la Tierra; esas moradas o viviendas, son lugares preparados dentro de la organización celestial, donde van los espíritus una vez que desencarnan y qué, dependiendo de la elevación moral de cada ser, son ubicados en una morada u otra.

Además, Jesús promete: que volverá y nos llevará a ése “lugar de felicidad” junto a Él.

El seguidor de Jesús ha de merecer por sus propios esfuerzos el poder “habitar” ése lugar, esa estancia; nuestro Maestro Jesús mereció por su trabajo y esfuerzo estar junto al Padre Eterno. En cuanto a nosotros, ¿que podríamos hacer?

Hay un comentario instructivo del Espíritu Aulus, a Andre Luiz e Hilario, al final del libro Dominios de la Mediumnidad, reflexionando más o menos en la enseñanza que les había transmitido y pienso que responde a la pregunta anterior, dice así: “Todos los seres humanos en sus actividades, profesiones y asociaciones, son instrumentos de las fuerzas a las que se dedican. Producen de acuerdo con los ideales superiores o inferiores en los que se inspiran, atrayendo a los elementos invisibles que les rodean conforme a la naturaleza, de los sentimientos e ideas de que se alimentan”.

Somos instrumentos de ingenio material, produciendo actitudes buenas o menos buenas, según los ideales contenidos en nuestra mente, “atrayendo”a energías que tienen la misma afinidad con nosotros a través de los sentimientos que generamos.

Por eso, Los Espíritus Elevados nos recomiendan siempre, tener mucha fuerza de voluntad y el coraje suficiente para eliminar los rasgos descontrolados, que todavía forman parte de nuestra personalidad, por ser aún muy imperfectos.

En los evangelios de Mateo y Lucas se encuentran estas palabras de Jesús: “De la abundancia del corazón habla la boca”, lo cual señala qué, por ser todavía muy imperfectos, muchas veces, al hablar, destruimos en vez de edificar. El buen consejo del espíritu Emmanuel, advierte y nos recomienda, en el libro Fuente Viva:

“¡No sólo el lenguaje destruye o edifica cuando hablamos!

Hay tres elementos esenciales, que usamos todos al expresarnos, son: Expresión, Forma y Tono.

“Si no aclaramos la frase dicha, si no pulimos la forma, si no educamos la tonalidad de acuerdo con las situaciones, perdemos nuestras mejores oportunidades de mejorar el entendimiento con los demás, arriesgando nuestra contribución a la elevación moral propia y del prójimo.”

Pablo de Tarso, nos ofrece otra sugerencia como si de una receta de cocina se tratara:

“Ni lenguaje dulce de más, ni amargo en exceso. Ni demasiado blando, ni destruyendo la confianza, ni áspero o rotundo rompiendo la simpatía. , al lenguaje sano y loable, para que el contrario se avergüence, sin tener ningún mal que decir de nosotros”.

“Hay muchas moradas en la casa de mi Padre” … Con el tiempo, las comunicaciones y los mensajes a los humanos por parte de la Espiritualidad Elevada, han aclarado que son también diferentes.

La casa del Padre es el Universo. Las muchas y diferentes moradas, son los mundos que giran en el espacio infinito y ofrecen a los espíritus, tanto encarnados como desencarnados, estancias apropiadas a los niveles de adelanto de evolución espiritual en el que se encuentren.

Los planetas y otros cuerpos celestes son, por tanto, residencias para los espíritus encarnados o desencarnados, pues Dios, no hubiese creado tantos astros sin ningún propósito, ni hubiese reservado sólo a la Tierra el privilegio de ser el único planeta habitado.

Independientemente de la diversidad de los mundos, esas palabras de Jesús, también tienen otro sentido o significado, pueden referirse al estado, condición, fase, como queramos llamarlo, feliz o desdichado que el espíritu experimenta en la erraticidad, cuando se despoja del cuerpo físico, éste estado o situación, depende del mayor o menor grado de progreso alcanzado por el espíritu.

Conforme se halle más o menos depurado y desprendido de los lazos materiales, variará hasta lo infinito la vibración en que el espíritu se encuentre; por lo tanto, el aspecto de las cosas, las sensaciones que experimente, las percepciones que tenga en ese estado errante, serán muy variadas.

Erraticidad:

Es la condición o estado en que el espíritu se encuentra en el intervalo de sus encarnaciones, con independencia del grado de progreso alcanzado. La pregunta 224 del libro de Los Espíritus nos aclara:

“En el intervalo de las reencarnaciones, el alma, liberada del cuerpo, es espíritu errante que aspira al nuevo destino esperado. Esos intervalos o pausas, pueden durar desde algunas horas, hasta algunos millares de siglos. No hay un límite establecido al estado errante. Puede prolongarse muchísimo tiempo, pero nunca es perpetuo. Tarde o temprano, el espíritu siempre encuentra la oportunidad de recomenzar una nueva existencia que le sirva para purificar sus existencias anteriores.”

“Los que no logran progresar, continúan prisioneros a los intereses que los estimularon en la vida física, sin poder apartarse del ambiente en el cual vivían. Lejanos del amor de Dios, por su propio libre albedrío, vagan solitarios en la oscuridad, atormentados por remordimientos y pesares; distanciados de los seres queridos, sufren una indecible desesperación. En cambio, los que cumplieron con los compromisos adquiridos, pueden disfrutar de la dicha en los mundos felices”.

Por eso, con la enseñanza del Espiritismo, la Espiritualidad Elevada nos pide todo el esfuerzo posible para transformar nuestra voluntad acostumbrada a lo cómodo, a lo fácil, para que ahora, en la existencia que tenemos, podamos llegar a tiempo de liberarnos de los vicios, defectos y muchas cosas extrañas que todos albergamos, y eso nos retarda la caminata espiritual; ¿cómo hacer ésta transformación? Leyendo, aprendiendo, atreviéndonos a pensar... practicando lo aprendido.

Debemos recordar que Jesús dijo:

“ Hay muchas moradas...” “Yo, volveré y os llevaré conmigo, para que donde yo esté, también estéis vosotros.”

(El mensaje “entre lineas” que encierran éstas palabras del Cristo dan a entender qué, son todas creadas por el Padre, están ahí, esperando ser habitadas por los trabajadores del Bien.)

La Conclusión es muy clara:

Jesús nos prepara el lugar; más, sólo tendremos el acceso a ese “lugar de amor, paz y perdón”, cuando liberados de nuestras imperfecciones y, purificados por el amor, seamos limpios y puros, entonces, nuestras conciencias reconocerán el derecho de habitar esas moradas preparadas por Jesús, el Hermano Mayor de toda la Humanidad.

 

Es el propósito de Dios,

porqué Dios es:

 Él que Causa Ser;

Padre Eterno de Jesús y de todos nosotros.

 

Hay Muchas Moradas en la Casa de mi Padre

Nos situamos mentalmente, en el año en el que murió Jesús, quizás, algunas semanas como ahora mismo, antes del día 14 del mes Nisán, que celebrarían la fiesta de la pascua judía, (en éste año será el día 23 de Marzo, la 1ª luna Llena de la primavera)." data-share-imageurl="">