Usted está aquí

La Beneficiencia 1ª Parte - EESE

11. La beneficencia, amigos míos, os dará en ese mundo los más puros y sutiles goces, los goces del corazón, que no son perturbados por el remordimiento ni por la indiferencia. ¡Oh! ¡Si pudierais comprender cuánto de grande y placentero encierra la generosidad de las almas bellas, ese sentimiento que hace que miréis a los demás del mismo modo que os miráis a vosotros mismos, para quitaros con júbilo el abrigo y dárselo a vuestro hermano! ¡Podríais tener, amigos míos, como única y grata ocupación, la de hacer felices a los demás! ¡Qué fiestas mundanas podríais comparar con esos alegres festejos en los que, como representantes de la Divinidad, sois portadores de felicidad para esas humildes familias, que de la vida apenas conocen las vicisitudes y las amarguras! Festejos en los que veis semblantes mortificados que de pronto irradian esperanza, porque, como no tenían pan, esos desdichados escuchaban a sus hijitos que, ignorantes de que vivir es sufrir, gritaban insistentemente, en medio del llanto, estas palabras que se clavaban en los corazones maternos como un agudo puñal: “¡Tengo hambre!." data-share-imageurl="">
Autor: 
L. Pretti
10.01.19

11. La beneficencia, amigos míos, os dará en ese mundo los más puros y sutiles goces, los goces del corazón, que no son perturbados por el remordimiento ni por la indiferencia. ¡Oh! ¡Si pudierais comprender cuánto de grande y placentero encierra la generosidad de las almas bellas, ese sentimiento que hace que miréis a los demás del mismo modo que os miráis a vosotros mismos, para quitaros con júbilo el abrigo y dárselo a vuestro hermano! ¡Podríais tener, amigos míos, como única y grata ocupación, la de hacer felices a los demás! ¡Qué fiestas mundanas podríais comparar con esos alegres festejos en los que, como representantes de la Divinidad, sois portadores de felicidad para esas humildes familias, que de la vida apenas conocen las vicisitudes y las amarguras! Festejos en los que veis semblantes mortificados que de pronto irradian esperanza, porque, como no tenían pan, esos desdichados escuchaban a sus hijitos que, ignorantes de que vivir es sufrir, gritaban insistentemente, en medio del llanto, estas palabras que se clavaban en los corazones maternos como un agudo puñal: “¡Tengo hambre!...” ¡Oh! ¡Comprended qué placenteras son las impresiones de aquel que ve renacer la alegría donde hasta unos momentos antes sólo había desesperación! ¡Comprended cuáles son las obligaciones que tenéis para con vuestros hermanos! ¡Id, id al encuentro del infortunio! ¡Id sobre todo a socorrer las miserias ocultas, que son las más dolorosas! Id, mis bien amados, y recordad estas palabras del Salvador: “¡Cuando vestís a uno de estos pequeñitos, tened presente que es a mí a quien vestís!”

¡Caridad! Palabra sublime que resume todas las virtudes. Tú conducirás a los pueblos hacia la felicidad. Al practicarte, crearán para ellos mismos infinitos goces en el futuro, y mientras se hallen exiliados en la Tierra, tú serás su consuelo, tú serás el goce anticipado de las alegrías que disfrutarán más tarde, cuando se encuentren reunidos en el seno del Dios de amor. Fuiste tú, virtud divina, la que me proporcionaste los únicos momentos de felicidad que tuve en la Tierra. Crean, mis hermanos encarnados, en la voz de este amigo que les dice: En la caridad debéis buscar la paz del corazón, el contento del alma, el remedio para las aflicciones de la vida. ¡Oh! ¡Cuando estéis a punto de acusar a Dios, dirigid una mirada por debajo de vosotros! ¡Observad cuántas miserias esperan alivio, cuántos pobres niños sin familia, cuántos ancianos sin una mano amiga que los ampare y les cierre los ojos cuando la muerte los reclame! ¡Cuánto bien por hacer! ¡Oh! No os quejéis. Por el contrario, agradeced a Dios y prodigad en abundancia vuestra simpatía, vuestro amor, vuestro dinero a todos los que, desheredados de los bienes de ese mundo, languidecen en el dolor y el aislamiento. Cosecharéis en la Tierra muy tiernas alegrías, y más tarde… ¡sólo Dios lo sabe!... (Adolfo, obispo de Argel. Burdeos, 1861.)

KARDEC, Allan. El Evangelio Según el Espiritismo. Cap. XIII; ítem 11.

---------------------

642. ¿Alcanza con no hacer el mal para ser grato a Dios y asegurarse una posición en el porvenir?

No. Es necesario hacer el bien hasta el límite de las propias fuerzas, pues cada uno responderá de todo el mal que haya resultado a causa del bien que no realizó.

 

643. ¿Hay personas que, debido a su posición, no tienen la posibilidad de hacer el bien?

No hay nadie que no pueda hacer el bien. Sólo el egoísta jamás encuentra la ocasión de hacerlo. Alcanza con estar en relación con otros hombres para encontrar la oportunidad de hacer el bien, y cada día de la vida concede esa posibilidad a quienquiera que no esté cegado por el egoísmo. Hacer el bien no es solamente ser caritativo, sino también útil, en la medida de vuestras posibilidades, cada vez que vuestra ayuda sea necesaria.

KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus.

Fuentes de consulta

KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. Cap. XIII, ítem 11.

 

_______________. El Libro de los Espíritus. Preg. 642 y 643.

 

XAVIER, Francisco C. Caridad Difícil. Amanece. Espíritus diversos.

 

____________________. Ejercicio del Bien; mens. 37.El Libro de la Esperanza. Por el Espíritu Emmanuel.

 

____________________ y VIEIRA, Waldo. En la tarea de ayudar; mens. 70. El Espíritu de la Verdad. Espíritus diversos.

 

11. La beneficencia, amigos míos, os dará en ese mundo los más puros y sutiles goces, los goces del corazón, que no son perturbados por el remordimiento ni por la indiferencia. ¡Oh! ¡Si pudierais comprender cuánto de grande y placentero encierra la generosidad de las almas bellas, ese sentimiento que hace que miréis a los demás del mismo modo que os miráis a vosotros mismos, para quitaros con júbilo el abrigo y dárselo a vuestro hermano! ¡Podríais tener, amigos míos, como única y grata ocupación, la de hacer felices a los demás! ¡Qué fiestas mundanas podríais comparar con esos alegres festejos en los que, como representantes de la Divinidad, sois portadores de felicidad para esas humildes familias, que de la vida apenas conocen las vicisitudes y las amarguras! Festejos en los que veis semblantes mortificados que de pronto irradian esperanza, porque, como no tenían pan, esos desdichados escuchaban a sus hijitos que, ignorantes de que vivir es sufrir, gritaban insistentemente, en medio del llanto, estas palabras que se clavaban en los corazones maternos como un agudo puñal: “¡Tengo hambre!." data-share-imageurl="">