Usted está aquí

Manifestaciones Mediúmnicas de Efectos Visuales - EEM

Autor: 
J. Serrano
18.12.18
Un ojo de iris verde

1 Objetivos Específicos

  • Esclarecer qué es mediumnidad de videncia y de clarividencia.

  • Explicar cómo pueden manifestarse esas dos facultades.

Videncia es la facultad de ver a los Espíritus estando el médium despierto. (3) Realmente, de (...) todas las manifestaciones espíritas, las más interesantes, sin duda alguna, son aquellas por medio de las cuales los Espíritus se hacen visibles. (3)

Entre tanto, los Espíritus no siempre pueden manifestarse visualmente incluso en el sueño, a pesar del deseo que se tenga de verlos. El impedimento puede estar unido a (...) causas independientes de la voluntad de ellos. Con frecuencia, es también una prueba, de la que no consigue triunfar el más ardiente deseo. (4)

Es sabido, no obstante, que en situaciones en que los lazos materiales se aflojan, por causa de una enfermedad, por ejemplo, es más fácil ver a los Espíritus. (5)

Clarividencia es la facultad mediúmnica de ver con detalles no sólo a los Espíritus, sino escenas del plano espiritual.

La percepción, vía clarividencia, es más profunda. La persona entra en trance, permaneciendo, incluso por breve tiempo, en estado sonambúlico. En ese estado, parcialmente desprendida del cuerdo, la persona adquiere una especie de doble vista, es decir, ve lo que ocurre en el plano espiritual y los acontecimientos a distancia, en el plano físico.

(...) En el caso de visión a distancia, el sonambúlico no ve las cosas desde donde está su cuerpo por medio de un telescopio. Las ve presentes, como si se hallase en el lugar donde ellas existen, porque su alma, en realidad está allí. Por eso es que su cuerpo queda como aniquilado y privado de sensaciones, hasta que el alma vuelve a habitarlo nuevamente. (*) Esa separación parcial del alma y del cuerpo, constituye un estado anormal (incomún), susceptible de una duración más o menos larga aunque no indefinida. De ahí la fatiga que el cuerpo experimenta después de cierto tiempo, especialmente, cuando aquella se entrega a un trabajo activo (en el plano espiritual).

La vista del alma o del Espíritu no está circunscrita y no tiene una sede determinada. He ahí por qué los sonámbulos no pueden asignarle un órgano en especial. Ven porque ven, sin saber el motivo ni el modo, una vez que, para ellos, en la condición de Espíritus, la vista carece de foco propio. Si se refieren al cuerpo, ese foco les parece que está en los centros donde es mayor la actividad vital, principalmente en el cerebro, en la región del epigastrio (*) , o en el órgano que consideren el punto de unión más fuerte entre el Espíritu y el cuerpo.

El poder de la lucidez sonambúlica no es ilimitado. El Espíritu, incluso cuando está completamente libre, tiene restringidos sus conocimientos y facultades, conforme al grado de perfección que haya alcanzado. Aún más restringidos los tienen cuando están unidos a la materia, a cuya influencia está sujeto. Es lo que motiva que la clarividencia sonambúlica, no es universal ni infalible. (1) Esas informaciones constituyen una regla general, porque existen excepciones que serán motivos de estudios posteriores.

Kardec nos explica que ( ) en el estado de desprendimiento en el que queda ubicado, el Espíritu del sonámbulo entre en comunicación más fácilmente con los otros Espíritus encarnados, o desencarnados; comunicación que se establece por el contacto de los fluidos que componen los periespíritus y sirven de transmisión al pensamiento, como el hilo eléctrico. El sonámbulo no necesita, por tanto, que se le expresen los pensamientos por medio de la palabra articulada. Él los siente y adivina. Es lo que lo torna eminentemente impresionable y sujeto a las influencias de la atmósfera moral que lo envuelva. (2)

Un hecho digno de hacer notar es que el vidente y el clarividente, además de ver a los Espíritus y el mundo espiritual, también poseen la facultad de oír.

El Espíritu André Luiz nos esclarece que ( ) los ojos y los oídos materiales son para la clarividencia y para audición como las gafas para los ojos y el amplificador de sonidos para los oídos, respectivamente: simples aparatos de complementación. Toda percepción es mental. ( ) el médium es siempre alguien dotado de posibilidades neuropsíquicas especiales que le amplían el horizonte de los sentidos. ( )

Incluso en el campo de impresiones comunes, aunque la criatura emplee los oídos y los ojos, ella ve y oye con el cerebro y, a pesar de que el cerebro use las células del córtex para seleccionar el sonido e imprimir las imágenes, quien ve y…

Como toda facultad mediúmnica, la videncia puede ser desarrollada si es ejercitada. Pero según nos esclarecen los Espíritus de la Codificación, (...) ver a los Espíritus, en general y permanentemente, es algo excepcional y no está en las condiciones normales del ser humano. (8)

Un especial cuidado que se debe tener con relación a la facultad de videncia, sobre todo cuando ésta se manifiesta inicialmente, es lo que se refiere a la imaginación que, a veces, es bastante fértil.

Por otro lado, si el desarrollo de la facultad se realiza de manera equilibrada, si el médium principiante forma parte de un grupo serio, bien estructurado desde el punto de vista doctrinario como del moral, los benefactores espirituales no permiten que el iniciante en las tareas mediúmnicas tengan todas las potencialidades medianímicas abiertas. Eso podría conducirlo al desequilibrio psíquico, emocional y físico. (9)

En síntesis, podemos llegar a la siguiente conclusión, con referencia a las facultades mediúmnicas de videncia y de clarividencia:

  1. Todas las personas encarnadas pueden ver a los Espíritus por medio del sueño.

  2. Los médiums videntes ven a los Espíritus en estado de vigilia o bajo trance superficial.

  3. Los médiums clarividentes ven a los Espíritus encarnados y desencarnados, el mundo espiritual y diversos acontecimientos, bajo la forma de segunda vista, en estado de sonambulismo o de desprendimiento parcial del cuerpo físico.

  4. Los Espíritus Superiores, al promover el desarrollo de las facultades de videncia, de clarividencia y de audición del médium, dosifican sus percepciones para no desequilibrarlos.

2 Fuentes de Consulta

  1. KARDEC, Allan. De la Emancipación del Alma. El Libro de los Espíritus. Trad. de Guillón Ribeiro. 80. ed. Río de Janeiro: FEB, 1998. Pregunta 455, p. 240-241.

  2. ______ p. 241.

  3. De las Manifestaciones Visuales. El Libro de los Médiums. Trad. de Guillón Ribeiro. 68. ed. Río de Janeiro: FEB, 2001. Cap. VI, ítem 100, p. 130.

  4. ______ Ítem 100, pregunta 15, p. 134.

  5. ______ Ítem 100, pregunta 16, p. 135.

  6. ______ Ítem 100, pregunta 20, p. 136.

  7. ______ Ítem 100, Preguntas 21 al 23, p. 136-137.

  8. ______ Ítem 100, pregunta 26, p. 137.

  9. XAVIER, Francisco Cándido. Clarividencia y Clariaudiencia. En los Dominios de la Mediumnidad. Por el Espíritu André Luiz. 26. ed. Río de Janeiro: FEB, 1999. Cap. 12, p. 108-109.

  10. ______ p. 110.

Federación Espírita Brasileña

Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad

Programa I; Módulo n.º 4. 1ª Parte. Guía 1.