Usted está aquí

Percepción Psíquica - EEM

Autor: 
J. Serrate y SEA
05.02.19
Manos extendidas sobre una mesa formando un círculo

Objetivos Específicos

  • Auxiliar al médium principiante a desarrollar con equilibrio percepciones psíquicas con vistas a la captación de sentimientos, imágenes e ideas oriundas del Mundo Espiritual.
  • Destacar la importancia del pensamiento, de los fluidos y de las ideas intuitivas en esas percepciones.

Los ejercicios de percepción psíquica pretenden proporcionar al médium principiante o estudioso de la mediumnidad:

  • condiciones psíquicas, efectivas y emocionales, para tener conciencia de la realidad espiritual que nos rodea, - orientaciones para relacionarse o sintonizar con los Espíritus desencarnados, de forma armónica, aunque éstos se revelen sufrientes o desequilibrados;
  • esclarecimientos sobre el papel del pensamiento, de los fluidos y de la intuición en el intercambio espiritual.

Los ejercicios de percepción psíquica pueden ser realizados de acuerdo con las sugerencias en anexo.

Ejercicios de percepción psíquica

Se recomienda al médium principiante que no haga los ejercicios a solas, porque podría no tener dominio sobre sí mismo o sobre el Espíritu que desea comunicarse por su intermedio, hecho que podrá ser motivo de trastornos o generar mayores desequilibrios.

Es fundamental que, al principio de las actividades mediúmnicas, el médium cuente con la orientación de un dirigente encarnado y suficientemente esclarecido para saber orientarlo de forma correcta.

Para la práctica de la percepción, están indicados los siguientes ejercicios:

  1. Hacer una oración sentida, elevada, buscando auxilio espiritual superior. Puede, igualmente, acompañar mentalmente la oración proferida por alguien del grupo.
  2. Desligarse mentalmente de las preocupaciones diarias, de los asuntos materiales, abstrayéndose del ambiente donde se encuentra. Buscar sintonía con los buenos Espíritus.
  3. Mantenerse en posición de introspección, lo que se puede conseguir por la oración o por la mentalización (ideoplastia); por la música noble; por la reducción de la luminosidad y por el silencio ambiental.
  4. Colocarse en postura de relajamiento muscular – lo que aliviará las contracciones musculares – y de relajamiento emocional, desconectándose de las tensiones o estrés.
  5. buscar la calma, armonizándose consigo mismo y procurando mantener la mente abierta a la recepción de ideas o de sentimientos externos, que pueden llegar a penetrar su mundo íntimo.

Observaciones: Es importante, para la captación de ideas o de sentimientos, que el médium principiante esté de hecho armonizado consigo mismo. Debe evaluar, pues, su estado emocional: si la respiración es tranquila; si los latidos cardíacos son normales; si consigue mantenerse quieto en la silla.

El médium, desde el inicio de la práctica mediúmnica, debe aprender a armonizarse, para proporcionar armonía y equilibrio a los que sufren. Debe actuar como un bondadoso y esclarecido enfermero: auxiliar al enfermo, por más necesitado que esté, sin ceder a los caprichos y contaminarse con la enfermedad de que es portador.

  1. Analizar el tenor de las ideas o de los sentimientos que le llegan al mundo íntimo. Debe procurar clasificarlos. Generalmente, los sentimientos son los primeros en percibirse. ¡Evaluarlos! ¿Son sentimientos de rabia, de amargura o de venganza? ¿O de tristeza y angustia? ¿Siente deseos de llorar, o por el contrario de reír a carcajadas? ¿Captó una sensación de dolor físico (en la cabeza, en el pecho, en los miembros o en el abdomen)? ¿Siente frío o calor? O por el contrario, ¿los sentimientos captados son de paz, de alegría, de bondad y de amor? ¿Se siente más tranquilo de lo que estaba? ¿Una suave brisa, como delicada vibración lo envuelve?

Puede ser que el médium capte las más variadas imágenes: de luces, de colores, de alguien mutilado o llorando o gritando. Alguien enfurecido que pelea. O herido en cualquier parte del cuerpo. Puede ver a un hombre o a una mujer. A alguien vestido con ropas comunes o exóticas.

En el inicio de la práctica de percepción psíquica, las ideas, los sentimientos o las imágenes, pueden ser confusas, sin sentido, incompletos. Eso no tiene importancia. Con la práctica, con el pasar del tiempo, estando el médium armonizado, sintonizado con los benefactores espirituales, la percepción se torna más nítida y coherente.

  1. Orar con sentimiento y fe a los Espíritus Superiores, cuando se desea o cuando hay necesidad de romper la ligación con algún comunicante. En ésta fase inicial, cuando el médium está aprendiendo a captar ideas, sentimientos e imágenes del plano espiritual, es de desear que no se produzca sintonía con entidades espirituales, para evitar la manifestación mediúmnica. Ésta se producirá en el momento oportuno, estando el médium más seguro.

 

* * *

Orientaciones para el coordinador de la reunión

Los ejercicios de percepción pueden ser perfectamente realizados sin que ocurran mayores problemas, desde que algunas condiciones básicas sean adoptadas:

  1. En el caso de que el número de participantes sea elevado, dividir la clase en grupos o subgrupos, con el fin de evitar dificultades en la conducción y en la evaluación del trabajo.
  2. Contar con la colaboración de uno o más auxiliares, con experiencia en el trabajo mediúmnico, para ayudarlo en la tarea.
  3. Utilizarse de todos los recursos posibles, sobre todo la oración, la disciplina, el orden, entre otros, para que los participantes sean envueltos en un clima de armonía, de respeto y de seriedad.
  4. Observar con cuidado a los participantes de la reunión y escucharlos con atención. Evaluar si de entre ellos hay quien revele perturbaciones espirituales, necesitando ser encaminado al pase, al atendimiento fraterno, a la desobsesión, etc., o incluso al atendimiento médico.
  5. Una música noble, de fondo, que transmita sonidos armónicos, modulados, representa precioso auxilio en el desarrollo de la percepción.

* * *

ANEXO

Ayudas para la práctica de la percepción psíquica

  1. Conceptos
    1. Origen gramatical de la palabra

Percepción se origina del verbo percibir, que significa: concebir por los sentidos, conocer, dar a entender. (Caldas Aulete, Diccionario Contemporáneo de la Lengua Portuguesa)

Su origen es del latín (perceptio-onis), con el significado de cosechar, acto de adquirir, de aprender, de conocer; o del verbo latino percipere, que se traduce por tomar, apoderarse de algo, adquirir, aprender a través o por medio de. (6)

    1. La visión fisio-psicológica

La percepción, en psicología, se refiere al proceso cognitivo a través del cual se conocen objetos y situaciones próximos en el tiempo y en el espacio. (…)

La tarea perceptiva es siempre de naturaleza compleja, porque presupone la entrada de una energía física por los, o a través, de los órganos sensoriales, la conversión de esa energía o impulso físico, que define el estímulo, en impulso nervioso, en nivel de los receptores sensoriales. El impulso nervioso, llegando al cerebro puede generar una respuesta inmediata, o conforme sea el grado de elaboración de éste impulso, puede exigir correlaciones más intrincadas en las estructuras psíquicas, que pueden conducir a una excitación y/o proyección mental, antes de que se produzca la conversión de la respuesta. (…)

El estudioso Donald Olding Hebb caracteriza la percepción como expresión de actividades mediadoras directamente desencadenadas por las sensaciones. (…)

Otro estudioso del asunto, Jerome Seymour Bruner, la define como proceso de categorización de estímulos, es decir, como proceso a través del cual los estímulos son identificados y clasificados. Atribuyéndole así una dimensión abstracta que la aproxima a los procesos del pensamiento. (6)

    1. La visión parapsicológica

La percepción de las cosas o de las personas, situadas fuera del espacio-tiempo donde alguien está, es hecha por medio de una forma especial, que la Parapsicología denomina percepción extra-sensorial (P.E.S.). La percepción extra-sensorial, entendida como fenómenos psíquicos de clarividencia, post o pre-cognición y telepatía, se produce fuera o más allá de los sentidos físicos, de ahí su denominación.

    1. La visión Espírita

La Doctrina Espírita esclarece que la percepción es realizada por el Espíritu, por su mente, la cual utiliza el periespíritu y los órganos físicos, respectivamente, para responder a estímulos externos que le llegan telepáticamente, oriundos de otra mente espiritual.

Esto es así porque las bases de todos los servicios de intercambio, entre los desencarnados y los encarnados, reposan en la mente. (…)

Es en el mundo mental donde se procesa la génesis de todos los trabajos de la comunión de Espíritu a Espíritu.

De ahí procede la necesidad de renovación de ideales, de estudio, de bondad operante y de fe activa, si pretendemos conservar contacto con los Espíritus de la Gran Luz. (9)

  1. LA PERCEPCIÓN ESPIRITUAL
    1. El pensamiento y los fluidos

Nuestros pensamientos son fuerzas, imágenes, cosas y creaciones visibles y tangibles en el campo espiritual.

Atraemos compañeros y recursos, de acuerdo con la naturaleza de nuestras ideas, aspiraciones, invocaciones y llamadas.

Energía viva, el pensamiento traslada en torno nuestro, fuerzas sutiles, construyendo paisajes o formas y creando centros magnéticos u ondas, con las cuales emitimos nuestra actuación o recibimos la actuación de los otros. (10)

Para que el pensamiento de un Espíritu se pueda percibir, es necesario que haya una acción energética. Así, los fluidos espirituales son utilizados o trabajados por los Espíritus desencarnados, de forma inconsciente o consciente, porque esos fluidos representan la atmósfera de los seres espirituales. (1) (2) Es el elemento de donde ellos extraen los materiales sobre los que actúan; el medio donde se producen los fenómenos especiales, perceptibles a la visión y a la audición del Espíritu, pero que escapan a los sentidos carnales. (…) Es, finalmente, el vehículo del pensamiento, como el aire es del sonido. (1)

Los Espíritus utilizan los fluidos espirituales para expresar sus ideas y sentimientos, los cuales son, más o menos percibidos, por los encarnados. (3)

Es de esa forma que los más secretos movimientos del alma repercuten en el envoltorio periespiritual; que un alma puede leer en otra alma como en un libro y ver lo que no es perceptible a los ojos del cuerpo. Con todo, viendo la intención, ella puede presentir la ejecución del acto que será su consecuencia, pero no puede determinar el instante en que el mismo acto será ejecutado, ni indicar los pormenores ni tampoco afirmar que él se dé, porque circunstancias ulteriores podrán modificar los planes estipulados y cambiar las disposiciones. Él no puede ver lo que aún no esté en el pensamiento del otro; lo que ve es la preocupación la preocupación habitual del individuo, sus deseos, sus proyectos, sus designios buenos o malos. (3)

La percepción psíquica capta, entonces, la intención del Espíritu, que corresponde a una sensación buena o mala que la aproximación del referido Espíritu produce en el médium.

Por medio de la percepción, el médium tiene condiciones para entrar, o no, en sintonía con el Espíritu con el cual desea, o necesita comunicarse.

Si el momento no ofrece condiciones propicias para la comunicación mediúmnica, o no es conveniente que ella se produzca, se debe envolver a la entidad sufriente en vibraciones armónicas de oración y buscar amparo en los protectores espirituales, tanto en beneficio propio como en el del Espíritu candidato a la comunicación..

    1. La intuición

La intuición es un tipo de percepción. Es una de las formas empleadas por los habitantes del mundo invisible para transmitirnos sus avisos y sus instrucciones. (5)

La intuición es la base de todas las facultades espirituales. (8)

Encontramos, entonces, una intuición un sistema inicial de intercambio, facilitando la comunión de las criaturas, incluso a distancia, para transfundirlas en el trabajo sutil de la telementación, en ese y en aquél dominio del sentimiento y de la idea. (7)

    1. Inspiración

Kardec esclarece que el médium inspirado es aquél que recibe siempre, sea en el estado de vigilia o de éxtasis, ideas extrañas a las suyas. Considera la inspiración una variedad de mediumnidad intuitiva. Le es más difícil al médium inspirado, dice Kardec, detectar si el pensamiento es propio o si es de un Espíritu.

La percepción puede resultar de una inspiración que el médium recibe.

FUENTES DE CONSULTAS

  1. KARDEC, Allan. Acción de los Espíritus sobre los fluidos. Creaciones fluídicas. La Génesis. Trad. de Guillón Ribeiro. 34. ed. Río de Janeiro: FEB, 1996. Cap. XIV, ítem 13, p. 281.
  2. ______ Ítem 14, p. 281-282.
  3. ______ Ítem 15, p. 283.
  4. ______ Médiums inspirados. El Libro de los Médiums. Trad. de Guillón Ribeiro. 68. ed. Río de Janeiro: FEB, 2001. Cap. XV, Ítem 182, p. 224.
  5. DENIS, León. La conciencia. El sentido íntimo. El Problema del Ser y del Destino. 23. ed. Río de Janeiro: FEB, 2000. Tercera Parte, cap. XXI, p. 334-335.
  6. MIRADOR, Enciclopedia Internacional. San Pablo – Río de Janeiro: Enciclopedia Británica de Brasil, 1995. V. 16. p. 8.761.
  7. XAVIER, Francisco Cándido y VIEIRA, Waldo. Mediumnidad y cuerpo espiritual. Evolución en Dos Mundos. Por el Espíritu André Luiz. 18. ed. Río de Janeiro: FEB, 1999. Cap. 17, p. 129.
  8. XAVIER, Francisco Cándido. Mediumnidad. Derrotero. Por el Espíritu Emmanuel. 18. ed. Río de Janeiro: FEB, 1999. Cap. 27, p. 115.
  9. ______ Sintonía, p. 119.
  10. ______ p. 120.

Federación Espírita Brasileña

Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad

Prog. I, mod. 4