Usted está aquí

Espiritualidad y Nueva Conciencia

Conferencia que nuestro compañero J. Rodríguez ofreció el día 04 de junio de 2016, con ocasión de la XXII Trobada Espírita 2016 organizada por la 

Espiritualidad y Nueva Conciencia

Nueva conciencia

Conferencia que nuestro compañero J. Rodríguez ofreció el día 04 de junio de 2016, con ocasión de la XXII Trobada Espírita 2016 organizada por la Asociación Estudios Espíritas Igualada en la localidad de Igualada-Veciana de la provincia de Barcelona - España.

El término espiritualidad, tiene diferentes significados según el contexto en que se utilice.

De modo convencional, se asocia en occidente con la religión en cuanto al ser humano y su relación con seres superiores (Dios, ángeles, …), y la salud de su alma.

Desde un punto de vista filosófico se refiere a la oposición entre materia y espíritu o interioridad y exterioridad.

En el contexto de la Nueva Conciencia, del movimiento llamado Nueva Era o New Age en inglés, se refiere a la búsqueda de forma individual, o colectiva, de sentido a la vida, de esperanza o de liberación y de las prácticas que se unen a ello (iniciación, ritual, desarrollo personal).

En otro contexto, también se puede hablar de espiritualidad disociada de la religiosidad o de la fe en Dios. Hoy en día, se considera que una persona puede ser espiritual y sin embargo no ser religiosa, y al revés una persona puede ser religiosa y no ser espiritual en el sentido que se le da actualmente. Por ejemplo, en la religión católica que es la más cercana a nosotros, hay muchas personas religiosas que practican las normas externas que recomienda la iglesia pero que no practican las enseñanzas morales de Jesús de amor al prójimo, de hacer al otro lo que te gustaría que te hiciesen a tí, de perdón incondicional. Son los fariseos modernos. Una persona espiritual actúa con cierto desapego de las cosas materiales y por amor a su semejante, es el llamado también humanismo.

La espiritualidad religiosa se asocia normalmente a la aspiración de religar al ser con lo divino, con Dios y, por extensión, con sí mismo, los otros, la naturaleza o el universo. Va ligada con prácticas que varían según la comunidad espiritual de turno y que pueden ser colectivas o individuales.

Esta aspiración espiritual es tan antigua como el ser humano, ya existía antes de las religiones oficiales. Tras varios siglos de represión y dogmatismo religioso en occidente, gracias al resurgir de la filosofía, el positivismo del siglo XIX, el desapego y desencanto de las religiones oficiales, han llevado a una parte de la sociedad a buscar y reivindicar una espiritualidad a la carta, libre de dogmas y restricciones, sin adhesión a las instituciones religiosas.

Es la nueva conciencia que se abre paso, las prácticas orientales disociadas de su origen religioso, por ejemplo el yoga, y las psico-espiritualidades que surgen en la segunda mitad del siglo XX. Es una “nebulosa místico-esotérica”, con dos tendencias principales: una el conectarse con sí mismo, con el yo profundo, nuestro espíritu, lo interior; la otra conectarse con el otro, con Dios, los espíritus, la naturaleza, una causa, lo externo.

Es un neopaganismo sincrético y ecléctico del siglo XX y XXI, es un resurgir de las creencias y prácticas que precedían al cristianismo antes del siglo IV.

Cartel Trobada Espirita Veciana

 

Conferencia que nuestro compañero J. Rodríguez ofreció el día 04 de junio de 2016, con ocasión de la XXII Trobada Espírita 2016 organizada por la