Usted está aquí

Existencia y Sobrevivencia del Espíritu - EEM

Existencia y Sobrevivencia espíritu

Existencia y Sobrevivencia del Espíritu

HACIA EL BLANCO “Prosigo hacia el blanco"." data-share-imageurl="">

Existencia y Sobrevivencia del Espíritu - EEM

Existencia y Sobrevivencia espíritu

Existencia y Sobrevivencia del Espíritu

HACIA EL BLANCO “Prosigo hacia el blanco". Pablo (Filipenses, 3:14)

Cuando Pablo escribió a los filipenses, ya poseía vasta experiencia de apostolado.

Doctor de la ley en Jerusalén, abandonara las vanidades de raza y familia, rindiéndose al Maestro en santificadora humildad.

Después de dominar por la fuerza física, por la cultura intelectual y por la inteligencia noble, se volvió hacia el telar oscuro, conquistando su propio sustento con el sudor diario. Ingresando en los espinosos testimonios para servir al prójimo, por amor a Jesús, recibió la ironía y el desamparo de familiares, la desconfianza y el insulto de viejos amigos, los azotes de la maldad y las pedradas de la incomprensión.

El convertido de Damasco, no obstante, jamás se desanimó, prosiguiendo, invariablemente hacia el blanco que, aún y siempre, es la unión divina del discípulo con el Maestro

¿Cuántos aprendices estarán, actualmente, dispuestos al gran ejemplo?

Se esparcen, en vano, las invitaciones al divino banquete, en balde envía Jesús mensajeros a los estudiantes nuevos, revelando la excelencia de la vida superior. La mayoría de ellos, con todo, comprende a operarios fugitivos, plenamente distraídos de la realización... Pierden de vista la obra por hacer, se desinteresan de las lecciones necesarias y olvidan las finalidades de la permanencia en la Tierra. Comúnmente, en los primeros obstáculos más fuertes de la marcha, en las correcciones iniciales del servicio, se ponen a llorar de desespero, abatidos y tristes. Se declaran, incomprensiblemente, desalentados, vencidos y sin esperanza...

La explicación es simple. Perdieron el rumbo hacia Cristo, seducidos por espectáculos fugaces, en las numerosas estaciones de la jornada espiritual y, por olvidar el blanco sublime, llega de modo inevitable el instante en que, cesados los motivos de la transitoria fascinación, se sienten angustiados, como viajeros sedientos en los áridos desiertos de la vida humana.

XAVIER, Francisco Cándido. Viña de Luz. Por el Espíritu Emmanuel. Lección 50.

 *  *  *

1. CONCEPTOS DE ALMA

Podemos conceptuar el alma según estos tres enfoques:

-          El materialista;

-          El espiritualista;

-          El espírita.

La visión materialista general considera el alma efecto y no causa, viendo en los fenómenos psicológicos dependientes de ella, sólo el resultado de la actividad funcional de los sistemas nerviosos del hombre.

También bajo la óptica materialista, existe la teoría del alma vital, concebida por los llamados vitalistas, que afirman que el alma es el principio de la vida orgánica. Esta teoría es falsa porque no explica el atributo esencial del alma humana: la conciencia individual.

El enfoque espiritualista y filosófico interpreta al alma como un ser real y distinto, causa y no efecto a toda y cualquier actividad intelectual, psicológica y moral del hombre. Para los espiritualistas, el alma es un ser inmaterial, independiente del cuerpo perecible y al él sobreviviente. Mientras tanto, creen, erróneamente, que el alma es creada con el cuerpo, al cual se une durante la vida física, desprendiéndose de él cuando muere, para seguir un destino del cual tienen ideas muy vagas.

Para la Doctrina Espírita, el alma también es un ser real, distinto, causa y no efecto de todas las actividades humanas. Esclarece que los Espíritus son los seres inteligentes de la creación. Pueblan el Universo, fuera del mundo material. (1) Esto significa decir que, en la escala evolutiva de los seres vivos, los Espíritus representan la expresión mayor de la inteligencia, y constituyen las humanidades de los diferentes mundos. Así, los Espíritus conservan su individualidad, incluso después de la muerte del cuerpo físico, no perdiéndola en situación alguna. (5)

La Doctrina Espírita enseña también que los Espíritus:

-          no son creados en el momento de la concepción física;

-          son creados simples e ignorantes, con igual aptitud para progresar por sus actividades individuales; (2)

-          alcanzarán el grado máximo de la perfección con sus esfuerzos personales; (2)

-          siendo (todos ellos) hijos del mismo Padre, son objeto de igual solicitud; (2)

-          son creados incesantemente, desde toda la eternidad; (3)

-          tras la muerte del cuerpo físico, forman la población espiritual de la Tierra. (4)

2. PRUEBAS DE LA EXISTENCIA Y DE LA SOBREVIVENCIA DEL ESPÍRITU

Las pruebas de la existencia del Espíritu son dadas por la conciencia que tiene la persona de si misma (conciencia de su yo) y por la manifestación de su voluntad. La Doctrina Espírita nos dice que la individualidad se torna aún más evidente, cuando esos seres (los Espíritus) prueban su identidad por indicaciones incontables, particularidades individuales verificables, referentes a sus vidas terrestres. (6)

En los días actuales, la comprobación de la sobrevivencia del Espíritu puede ser testificada:

-          por las comunicaciones mediúmnicas y por los fenómenos anímicos;

-          por las terapias de regresión de memoria;

-          por las experiencias de transcomunicación: mensajes espíritas por medio de televisión, vídeo, computador, teléfono, grabador, radio, etc.;

-          por las fotografías de los Espíritus.

Es, pues, el alma humana un ser real, individual, independiente y autónomo, de naturaleza puramente espiritual y que tiene por destino grandioso progresar siempre, creciendo cada vez más en conocimientos y en virtudes, por medio de las múltiples existencias corporales, en las cuales se depura y se eleva gradualmente hasta que, por fin, se libera totalmente de la necesidad de encarnar.

* * *

FUENTES DE CONSULTAS:

-          Kardec, Allan. Origen y naturaleza de los Espíritus. El Libro de los Espíritus. Preg. 76.

-          KARDEC, Allan. Génesis Espiritual. La Génesis. cap. XI, item 7.

-          … Ítem 8.

-          … Ítem 35 (Emigraciones e inmigraciones de los Espíritus.

-          KARDEC, Allan. El alma después de la muerte. El Libro de los Espíritus. Preg. 150.

-          … Preg. 152.

FEB. Curso de Estudio y Educación de la Mediumnidad; prog. I, mod. 1, 1ª parte, guía 2

Existencia y Sobrevivencia espíritu

Existencia y Sobrevivencia del Espíritu

HACIA EL BLANCO “Prosigo hacia el blanco"." data-share-imageurl="">