Usted está aquí

Límite del Trabajo y del Descanso-ESDE

Límite del Trabajo y del Reposo

Objetivos:

  • Comentar sobre los límites del trabajo y la necesidad del reposo.

  • Interpretar, a la luz del Espiritismo, las citas bíblicas que aparecen en: Éxodo 20: 08-11; Marcos 2: 27 y Lucas 13: 14-17." data-share-imageurl="">

Limite del trabajo y del descanso (editado)

Límite del Trabajo y del Reposo

Objetivos:

  • Comentar sobre los límites del trabajo y la necesidad del reposo.

  • Interpretar, a la luz del Espiritismo, las citas bíblicas que aparecen en: Éxodo 20: 08-11; Marcos 2: 27 y Lucas 13: 14-17.

Ideas Principales:

  • El límite del trabajo es “El de las fuerzas. En suma, a ese respecto Dios deja al hombre absolutamente libre.” (2)

  • “… El reposo sirve para reparar las fuerzas del cuerpo y también es necesario para dar un poco más de libertad a la inteligencia, a fin de que se eleve por encima de la materia.” (1)

  • El respetar el sábado, recomendado por Moisés, tenía por objeto hacer cumplir el tercer mandamiento del Decálogo.

  • Jesús mostró, a través de las palabras del evangelista Marcos, que el sábado fue hecho en contemplación del hombre y no el hombre en contemplación del sábado. (4)

Síntesis

En general el vocablo trabajo puede ser definido como «ocupación en alguna obra o menester; ejercicio material o intelectual para hacer o conseguir alguna cosa.»

No obstante, el trabajo es una ley de la naturaleza, mediante la cual el hombre forja su propio progreso, al desarrollar las posibilidades del medio donde se sitúa y ampliar los recursos de preservación de la vida, por medio de la satisfacción de sus necesidades inmediatas en la comunidad social donde vive. (…)

Sin embargo, el trabajo no se restringe tan sólo al esfuerzo de orden material, físico, sino también es intelectual, por la labor desarrollada en beneficio de las manifestaciones de la cultura, del conocimiento, del arte, de la ciencia. (...)» (7)

“(...) Se presenta al hombre como medio de elevación y como expiación de la que tiene necesidad para rescatar el abuso de sus fuerzas, cuando fueron entregadas a la ociosidad o al crimen, en la sucesión de las existencias a través de las cuales evoluciona. Si no fuera por el trabajo permanecería en la infancia del estado primitivo y, muchas veces, Dios facilita al que es físicamente débil, los inapreciables recursos de la inteligencia, mediante la cual gana progreso y respeto, adquiere independencia económica valor social con lo que contribuye poderosamente al progreso general. (…)

Desde el trabajo mecánico, rutinario, primitivo, puro y simple hasta la automatización ha habido un progreso gigantesco que permite al hombre abandonar las tareas rudimentarias, que son confiadas a las maquinas e instrumentos que el mismo ha perfeccionado y, la multiplicación de las actividades en niveles cada vez más elevados, le deja tiempo disponible para expresar su genialidad creadora. (...) “ (8)

El trabajo, por lo tanto, es una necesidad económica y social, vehículo de renovación colocado en el camino de la criatura humana, para que construya su propia felicidad. Como enseñan los Espíritus, el límite del trabajo es el de nuestras fuerzas; eso deja en claro que por ser como es, una fuente de equilibrio físico y moral, el trabajo debe ser realizado hasta tanto seamos aptos.

Debido a que el trabajo es una ley natural, el reposo es la conquista consecuente con la que el hombre se hace merecedor para recuperar las fuerzas y continuar en ritmo de productividad.

El reposo se otorga al hombre como premio al esfuerzo aplicado y se le facilita el sustento indispensable para los días de la vejez, cuando disminuyen el poder creador, las fuerzas y la agilidad para ejecutar las tareas ligadas a la subsistencia.

Al tratar de hacer cumplir la ley de Dios contenida en el tercer mandamiento (“Acordaos de santificar el día sábado”), Moisés recomienda la santificación del sábado no solo en el sentido restringido del termino, sino en un sentido mucho mas amplio. “Seis días trabajaras y harás toda tu obra. Pero el séptimo día es el sábado del señor tu Dios; no harás ningún trabajo ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el forastero de tus puertas hacia adentro.” (3) El sábado es visto, por lo tanto, como un día especial de la semana en el que no es permitida, a nadie, ninguna actividad. Pero sucede que Jesús, el mismo Jesús que dijo que no había venido a destruir la ley y los profetas, sino a cumplirlos, trabaja, enseña, cura males del cuerpo y del espíritu. Aparentemente, estaría invalidando un Mandamiento.

En realidad Jesús no derogó ninguna ley divina. El quería que comprendiéramos el verdadero sentido del tercer mandamiento “El sábado fue hecho en contemplación del hombre y no el hombre en contemplación del sábado”, como dice Marcos.(4) “Su institución representa una medida útil, por estar destinada a proteger el cuerpo del agotamiento resultante del exceso de trabajo. (...)” (9)

“Reservemos un día para el descanso del cuerpo, pero consagrémoslo de modo especial a Dios, santificándolo todavía más, si fuera posible, que los otros días de nuestra existencia, por la práctica de obras que demuestren nuestro amor a los demás hombres y al Padre Celestial. (...)” (10)

Por ese motivo Jesús alimentó, predicó, curó la obsesión que una mujer tenía “hacía ya dieciocho años” (6), o la mano atrofiada de un hombre (5), entre tantos beneficios realizados, mostrando los días son para la practica del bien.

Fuentes

01. KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Preg. 682.

02. __. Preg. 683.

03. LA BIBLIA. Éxodo, 20:9-10.

04. __. Marcos, 2:27.

05. __. Marcos, 3:01 –06.

06. __. Lucas, 13:11- 17.

07. FRANCO, Divaldo Pereira. Trabajo, In: Estudios Espíritas. Por el Espíritu Joanna

de Ângelis. Rio de Janeiro, FEB, 1982. p. 91.

08. __. P. 93 – 94

09. SAYAO, Antonio Luiz. Elucidaciones Evangélicas. 6. ed. Rio de Janeiro, FEB, 1980, Lucas, 13:14-17, p. 152.

10. __. Mateo, 12:1-12, p. 273 –274.

F.E.B.

Estudios Sistematizados de la Doctrina Espírita

Programa III, Guía 15.

h2.western { font-family: "Liberation Sans", sans-serif; font-size: 16pt; }h2.cjk { font-family: "Noto Sans CJK SC Regular"; font-size: 16pt; }h2.ctl { font-family: "Lohit Devanagari"; font-size: 16pt; }p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 115%; }

Límite del Trabajo y del Reposo

Objetivos:

  • Comentar sobre los límites del trabajo y la necesidad del reposo.

  • Interpretar, a la luz del Espiritismo, las citas bíblicas que aparecen en: Éxodo 20: 08-11; Marcos 2: 27 y Lucas 13: 14-17." data-share-imageurl="">