Usted está aquí

La Ley del Amor 1ª Parte - EESE

La ley d eamor I

La Ley del Amor I

058  Estudio de “El Evangelio según el Espiritismo”. Cap. XI, ítem 8.

 

CON ARDIENTE AMOR

Xavier, Francisco C. Pan Nuestro. Por el espíritu Emmanuel." data-share-imageurl="">

La Ley de Amor 1ª Parte - EESE

La ley d eamor I

La Ley del Amor I

058  Estudio de “El Evangelio según el Espiritismo”. Cap. XI, ítem 8.

 

CON ARDIENTE AMOR

Xavier, Francisco C. Pan Nuestro. Por el espíritu Emmanuel.

"Mas, sobretodo, tened ardiente caridad unos para con los otros." – Pedro. (1 Pedro, 4:8.)

No basta la virtud pregonada en favor del establecimiento del Reino Divino entre las criaturas.

Problema excesivamente debatido — solución más demorada...

Oigamos, individualmente, el aviso apostólico e hinchémonos de ardiente caridad, unos para con los otros.

Hablar bien, enseñar con acierto y creer sinceramente son fases primarias del servicio. Es imprescindible trabajar, hacer y sentir con Cristo.

Fraternidad simplemente aconsejada a otro construye fachadas brillantes que la experiencia puede consumir en un minuto.

Urge alcanzar la sustancia, la esencia...

Seamos comprensivos para con los ignorantes, vigilantes para con los extraviados en la maldad y en las tinieblas, pacientes para con los enfermizos, serenos para con los irritados y sobre todo, manifestemos la bondad para con todos aquellos que el Maestro nos confió para las enseñanzas de cada día.

Raciocinio pronto, habilitado a actuar con desenvoltura en la Tierra, puede constituir valioso patrimonio; entre tanto, si le falta corazón para sentir los problemas, conducirlos y resolverlos, en el bien común, es susceptible de convertirse fácilmente en máquina de calcular.

No nos detengamos en la piedad teórica.

Busquemos el amor fraterno, espontáneo, ardiente y puro.

La caridad celeste no solamente esparce beneficios. Irradia también la luz divina.

*  *  *

La Ley de Amor (Lázaro. París, 1862)

El Evangelio Según el Espiritismo. Cap. XI, ítem 8.

OBJETIVOS

Esclarecer en qué consiste nuestro aprendizaje en la Tierra, alertándolos en cuanto a la necesidad de vencer en nosotros los instintos, en provecho de los sentimientos.

PRIMER PÁRRAFO DEL ÍTEM 8

El amor resume toda la doctrina de Jesús, porque es el sentimiento por excelencia, y los sentimientos son los instintos elevados a la altura del progreso realizado. El hombre en su origen sólo tiene instintos; más adelantado y corrompido, sólo tiene sensaciones; pero instruido y purificado, tiene sentimientos, y el punto exquisito del sentimiento es el amor; no el amor en el sentido vulgar de la palabra, sino ese sol interior que condensa y reúne en su ardiente foco todas las aspiraciones y todas las revelaciones sobrehumanas. La ley de amor reemplaza a la personalidad por la fusión de los seres, y aniquila las miserias sociales. ¡Feliz aquel que, elevándose sobre su humanidad, quiere con grande amor a sus hermanos doloridos! ¡Feliz aquel que ama, porque no conoce ni la carestía del alma ni la del cuerpo; sus pies son ligeros y vive como transportado fuera de si mismo! Luego que Jesús hubo pronunciado esta divina palabra: amor, hizo con ella estremecer a los pueblos, y los mártires, embriagados de esperanza, descendían al circo.

El amor constituye la esencia de la doctrina de Jesús. Está destinada a orientar la elevación espiritual de la criatura, se resume por entero en el amor, que es el más elevado de los sentimientos y es lección fundamental de  nuestro aprendizaje en la Tierra.

Esa ley, cuando sea definitivamente implantada en el corazón del hombre, sustituye la personalidad por la fusión de los seres, y extingue las miserias sociales, dando lugar a los sentimientos nobles de fraternidad y respeto por los semejantes.

El hombre, entonces, ama con amplio amor a sus hermanos en sufrimiento, desconociendo la miseria del cuerpo y del alma.

SEGUNDO PÁRRAFO

El Espiritismo, a su vez viene a pronunciar la segunda palabra del alfabeto divino; estad atentos, porque esa palabra levanta la piedra de las tumbas vacías, y la "reencarnación", triunfando de la muerte revela al hombre ofuscado su patrimonio intelectual; ya no le conduce a los suplicios, sino a la conquista de su ser elevado y transfigurado. La sangre ha rescatado al espíritu y el espíritu debe rescatar hoy al hombre de la materia.

La reencarnación es el triunfo sobre la muerte, revelando a las criaturas su patrimonio intelectual, es decir, su aprendizaje anterior acumulado, y la certeza de que ese aprendizaje no se hace de una sola vez y si en el transcurso de varias vidas.

La reencarnación, que el Espiritismo descubrió, es uno de los instrumentos de aplicación de la ley de amor.

La finalidad de la reencarnación es asegurar a los espíritus oportunidad de progreso espiritual, a través del retorno a la vida material. Por medio del reencuentro con aquellos a los cuales se unió en otras vidas, la criatura repara los posibles errores del pasado y se ejercita en la práctica del amor, promoviendo así,  su elevación espiritual.

A través de la reencarnación, la Providencia Divina concede los medios para el necesario desarrollo de los sentimientos que, ciertamente, rescatarán al hombre de la materia.

ÚLTIMO PÁRRAFO

He dicho que el hombre en su principio sólo tiene instintos; aquel, pues, en quien dominan los instintos está más próximo al punto de partida que al fin. Para adelantar hacia éste, es preciso vencer los instintos en provecho de los sentimientos, es decir, perfeccionar éstos sofocando los gérmenes latentes de la materia. Los instintos son la germinación y los embriones del sentimiento; llevan consigo el progreso, como la bellota encierra la encina; y los seres menos avanzados son los que permanecen avasallados por sus instintos. El espíritu debe ser cultivado como un campo: toda la riqueza futura depende del trabajo presente, y más que bienes terrestres os traerá la gloriosa elevación; entonces será cuando, comprendiendo la ley de amor que une a todos los seres, buscaréis en ella los suaves goces del alma, que son los preludios de los goces celestes.

(Lázaro. Paris, 1862).

Es necesario vencer los instintos, en provecho de los sentimientos, porque la predominancia de los instintos en los seres significa atraso y permanencia en el punto de partida. Es necesario vencer los instintos, acelerando nuestra caminata rumbo a la meta, que es la práctica sublime del amor, el más puro de los sentimientos.

“Los instintos son la germinación y los embriones de los sentimientos”. “...Los seres menos adelantados son los que, emergiendo poco a poco de sus crisálidas, se conservan esclavizados a los instintos”.

La mejor manera de vencer los instintos y acelerar nuestro progreso es estudiando, comprendiendo y vivenciando las enseñanzas del Evangelio de Jesús, ahora renovadas por el Espiritismo que nos recomienda: Amar para ser amados.

“Es entonces que, comprendiendo la ley de amor, que une a todos los seres, buscaréis en ella los gozos suavísimos del alma, preludios de las alegrías celestiales”.

CONCLUSIÓN

Todo nuestro aprendizaje en la Tierra mira el dominio del amor, sentimiento por excelencia, del cual los instintos y las sensaciones son fases embrionarias. Cuanto más rápidamente venzamos esas fases, más pronto comprenderemos y vivenciaremos la ley de amor, que une a todos los seres.

FUENTE BÁSICA

KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. Cap. XI, ítem 8.

FUENTES COMPLEMENTARIAS 

1. FRANCO, Divaldo P. Viva en Paz; mens. 17. Luz Viva. Por el espíritu Marco Prisco.

2. XAVIER, Francisco C. La Regla Áurea; mens. 41. Camino, Verdad y Vida. Por el espíritu Emmanuel.

3. Amor y Temor; mens. 4. Palabras de Vida Eterna. Por el espíritu Emmanuel.

4. El amor todo lo sufre; mens. 32.

5. Ante el poder del amor; mens. 10. Bendición de Paz. Por el espíritu Emmanuel.

6. Con Ardiente Amor; mens. 99. Pan Nuestro. Por el espíritu Emmanuel.

7. En Ia presencia del amor; mens. 159. Fuente Viva. Por el espíritu Emmanuel.

*    *    *

La ley d eamor I

La Ley del Amor I

058  Estudio de “El Evangelio según el Espiritismo”. Cap. XI, ítem 8.

 

CON ARDIENTE AMOR

Xavier, Francisco C. Pan Nuestro. Por el espíritu Emmanuel." data-share-imageurl="">