Usted está aquí

Marcha del Progreso y Civilización 2ª Parte - ESDE

Estudio Sistematizado de la Doctrina Espirita

Marcha del Progreso, Civilización 2ª Parte - ESDE

Estudio Sistematizado de la Doctrina Espirita

Programa III Las Leyes Morales; Guía 9

UNIDAD 3 LEY DE PROGRESO

SUBUNIDAD 2 MARCHA DEL PROGRESO Y CIVILIZACIÓN (2ª PARTE)

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Establecer diferencia entre civilización completa y pueblos esclarecidos intelectualmente.

  • Mencionar los indicios de una civilización evolucionada.

  • Explicar la necesidad de existencia de las leyes humanas.

 

IDEAS PRINCIPALES

  • Una civilización es completa o evolucionada "(...) por el desenvolvimiento moral."

  • "Creéis que estáis muy adelantados porque habéis hecho grandes descubrimientos y obtenido maravillosas invenciones; porque os alojáis y vestís mejor que los salvajes. Sin embargo, no tendréis verdadero derecho a llamaros civilizados mientras no hayáis desterrado de vuestras sociedades a los vicios que la deshonran y no viváis como hermanos, practicando la caridad cristiana. Hasta entonces seréis solamente pueblos esclarecidos, que han recorrido la primera fase de la civilización. (...)" (3)

  • "(...) La civilización creó necesidades nuevas para el hombre, necesidades relativas a la posición social que éste ocupa. Entonces se tiene que regular, por medio de leyes humanas, los derechos y deberes de esa posición. (...)" (4)

 FUENTES

  1. Kardec, Allan. El Libro de los Espíritus. Preg. 789.

  2. _____. Preg. 790.

  3. _____. Preg. 793.

  4. _____. Preg. 795.

  5. _____. Preg. 796.

  6. Franco, Divaldo Pereira. Ley. Estudos Espíritas. Por el Espíritu Joanna de Ángelis.

  7. _____. Ídem.

  8. _____. Diante do progreso. As Leis Morais da Vida. Ítem 37

 

 SÍNTESIS

 «El progreso, para ser legitimo no puede prescindir de la elevación moral de los hombres, que se inspira en el Evangelio, siempre vigente.

 Las conquistas de la inteligencia, a pesar de ser valiosas, cuando carecen de la santificación de los sentimientos conducen al desvarío y a la destrucción.

 Para ser autenticas, las adquisiciones humanas deben cimentarse en los valores éticos, sin los cuales el conocimiento se convierte en un vapor tóxico que culmina por aniquilar a quien lo retiene,» (8)

 «(...) La Humanidad progresa por medio de los individuos que poco a poco se mejoran e instruyen. Cuando éstos prevalecen por el número, toman la delantera y arrastran a los otros. De tiempo en tiempo surgen en el seno de la humanidad hombres de genio que le dan impulso; vienen después, como instrumentos de Dios los que tienen autoridad y, en algunos años, la hacen adelantarse como si se tratase de muchos siglos. (...)»(1)

 La marcha del progreso es ascendente, sea intelectual o moralmente hablando. No obstante, el hecho de que una nación progrese científicamente más que otra, no significa que sea moralmente más adelantada. Civilizar quiere decir progresar, pero es un «(...) progreso incompleto. (...)»(2)

 Para llegar a un estado de civilización completa, estado de humanidad moralmente evolucionada, deberán ser realizadas muchas conquistas, tanto en el campo moral como en el intelectual.

 Existen diferencias entre la civilización completa o evolucionada y los pueblos esclarecidos. Cuando un pueblo sale del estado salvaje o de barbarie y, por fuerza del progreso, adquiere nuevos conocimientos, se inicia el proceso de civilización; pero, esta civilización es, todavía, incompleta porque su progreso es incompleto.«(...) Como todas las cosas, la civilización presenta gradaciones diferentes. Una civilización incompleta es un estado transitorio, que genera males especiales, desconocidos para el hombre en el estado primitivo. No obstante, no por eso constituye menos un progreso natural, necesario, que trae consigo el remedio para el mal que causa. A medida que la civilización se perfecciona hace cesar algunos de los males que generaron, males que desaparecerán, en su totalidad, con el progreso moral.

 De dos naciones que hayan llegado a la cúspide de la escala social, solamente puede considerarse como la más civilizada, en la legitima acepción del termino, a aquella donde exista menos egoísmo, menos codicia y menos orgullo; donde los hábitos sean más intelectuales y morales que materiales; donde la inteligencia se pueda desenvolver con mayor libertad; donde haya más bondad, buena fe, benevolencia y generosidad reciprocas; donde menos enraizados se muestren los prejuicios de casta y de cuna, por eso que tales perjuicios son incompatibles con el verdadero amor al prójimo; donde todo hombre de buena voluntad esté seguro de que no le faltará lo necesario.» (3)

En la pregunta 793 de «El Libro de los Espíritus» los Espíritus Superiores esclarecen perfectamente respecto a la diferencia señalada: una civilización completa, «(...) la reconoceréis por el desarrollo moral. Creéis estar muy adelantados porque habéis hecho grandes descubrimientos y obtenido maravillosas invenciones; porque os alojáis y vestís mejor que los salvajes. Sin embargo, no tendréis verdadero derecho a llamaros civilizados sino cuando hayáis desterrado de vuestras sociedades a los vicios que la deshonran y cuando viváis como hermanos, practicando la caridad cristiana. Hasta entonces seréis solamente pueblos esclarecidos, que han recorrido la primera fase de la civilización. (...)» (3)

 «(...) en lo que corresponde a la evolución de los códigos de justicia humana, a Hamurabi se debe el más antiguo conjunto de leyes conocidas por la Humanidad, (...) en las cuales se tiene una visión de equidad avanzada para la época en que predominaba el poder sobre el derecho, la supremacía del vencedor sobre el vencido.

 Posteriormente, las civilizaciones, debido a la necesidad de establecer códigos destinados a regir a sus miembros, ora subordinados a los lineamientos religiosos hora a las imposiciones éticas sobre las imposiciones éticas sobre las que colocaban sus bases, crearon sus estatutos de justicia y orden, que no siempre resultaron felices. (...) (6)

«(...) De los primeros moralistas, de la escuela ingenua, a los grandes legisladores, se destacan las figuras de Moisés, el médium del Decálogo, y Jesús, el excelso paradigma del amor, que se consubstanciaron con las necesidades humanas, proporcionando al mismo tiempo los medios liberadores para el ser que marcha en dirección a la inmortalidad. (…)

Desde el derecho romano a los tratados modernos las formulas jurídicas progresan, presentando disposiciones y artículos cada vez más acordes con el espíritu de justicia de que con las ambiciones del comportamiento individual y grupal. (...)»(07)

 «(...) La civilización creó necesidades nuevas para el hombre, necesidades relativas a la posición social que este ocupa. E ntonces se tienen que regular, por medio de las leyes humanas, los derechos y deberes de esa posición. (...) «(4)

Cuanto menos evolucionada fuera la sociedad más rígida son sus leyes. «Una sociedad depravada seguramente precisa leyes severas. Lamentablemente, esas leyes están destinadas más a castigar el mal después de hecho, que a eliminar su fuente de origen. Solo la educación podrá reformar a los hombres, que entonces ya no precisaran leyes tan rigurosas.» (5)

Consejo Espírita Internacional

 

Estudio Sistematizado de la Doctrina Espirita