El Yugo Ligero

Yugo de una pareja de bueyes - Imagen de 272447 en Pixabay
Fecha
29-09-2016
Duración
00:47:06
Tema
Categoría
Descripción

El Yugo Ligero

Comentarios sobre el texto titulado El Yugo Ligero inserto en El Evangelio según el Espiritismo de Allan Kardec, cap. VI, ítems 1 y 2.

El yugo ligero

1. “Venid a mí, todos los que estáis afligidos y cargados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.” (San Mateo, 11:28 a 30.)

2. Todos los padecimientos -miserias, desengaños, dolores físicos, pérdida de seres queridos- encuentran su consuelo en la fe en el porvenir, en la confianza en la justicia de Dios, que Cristo vino a enseñar a los hombres. Por el contrario, sobre aquel que nada espera después de esta vida, o que simplemente duda, las aflicciones caen con todo su peso, y ninguna esperanza viene a endulzar su amargura. Eso es lo que hizo decir a Jesús: “Venid a mí, todos los que estáis cansados, que yo os aliviaré”.

Sin embargo, Jesús pone una condición tanto para su asistencia como para la felicidad que promete a los afligidos. Esa condición está en la ley que Él enseña. Su yugo es la observancia de esa ley; pero ese yugo es ligero y la ley es suave, puesto que impone como deber el amor y la caridad.

Portada de El Evangelio según el Espiritismo

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y su experiencia como usuario.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información clicando en "más información"