Usted está aquí

La Reencarnación y los Lazos de Familia I

Imagen de javier
Enviado por javier el Sáb, 16/04/2016 - 19:57
Reencarnacion y lazos familia

Conferencia/Estudio

Para refrescar la memoria de lo expuesto en anteriores conferencias diré qué: Sabemos que el Espíritu es inmortal.

Que, siempre es el mismo espíritu encarnando o renaciendo muchas veces en diferentes cuerpos." data-share-imageurl="">

Date: 
Jueves, 14 Abril, 2016 - 20:00
Body: 

Reencarnacion y lazos familia

Conferencia/Estudio

Para refrescar la memoria de lo expuesto en anteriores conferencias diré qué: Sabemos que el Espíritu es inmortal.

Que, siempre es el mismo espíritu encarnando o renaciendo muchas veces en diferentes cuerpos.  Pero...¡claro!, para cumplir, con esta Ley Natural de la Reencarnación necesitamos una estructura y, dentro de esa estructura, un sistema que ayude a encajar en esa estructura.   ¿Cómo?  Formando parte integral de un grupo familiar.

Dios, Inteligencia Universal nos proporciona este orden perfecto a través de La Familia.  

Todo ser humano pertenece a una familia, todos somos hijos, algunos no serán padres, otros no serán hermanos, sin embargo... todos somos hijos y también, a todos nos llega la hora de la muerte física,  ¿que pasa entonces, con esos lazos de sentimientos formados por el afecto, cariño, ternura, amistad y muchos más, adquiridos durante los años de convivencia  y experiencias familiares, se pierden, se extinguen?    

En el libro, El Evangelio según el Espiritismo: capitulo IV, el punto 18 nos dice:

“Los lazos de familia no son destruidos en modo alguno por la reencarnación, a diferencia de lo que piensan ciertas personas.  Al contrario, se fortalecen y se estrechan.  El principio opuesto es el que los destruye.

En el espacio, los Espíritus forman grupos o familias unidos por el afecto, la simpatía o compenetración  y la semejanza o afinidad de inclinaciones. Esos Espíritus, felices de estar juntos se buscan unos a otros.  La encarnación o el renacer de nuevo sólo los separa momentáneamente, porque, cuando vuelven a la erraticidad (intervalo de tiempo en estado espiritual de una vida a otra) se reencuentran como lo hacen los amigos al regresar de un viaje.

Muchas veces, incluso, se siguen unos a otros en la encarnación, dónde se les reúnen en una misma familia, o en un mismo ámbito, con el objetivo de que trabajen juntos para su mutuo adelanto. Si unos encarna y otros no, no por eso dejan de estar unidos mediante el pensamiento.  Los que están libres de la materia en el mundo espiritual, velan por los que se encuentran en cautiverio, osea, cautivos en la vida física.  Los más adelantados se esfuerzan por hacer que progresen los rezagados.  Después de cada existencia corporal, han dado un paso en el camino de la perfección. Cada vez menos apegados a la materia, su afecto es más vivo, precisamente porque es más puro (al no dejarse vencer por las contaminaciones morales), por eso les perturba cada vez menos el egoísmo y las sombras de los deseos perjudiciales.

Por consiguiente, los Espíritus pueden, de ese modo, recorrer un número ilimitado de existencias o vidas corporales, sin que las circunstancias extremas perjudique el mutuo afecto que les une”.

Nos sentimos felices cuando estamos juntos y por eso nos buscamos al regresar a la “Casa Espiritual”.  Aquí, en la Tierra también hacemos eso, buscamos a personas que sean afines a las distintas actividades, gustos etc. que tenemos.  A las personas que nos crean malestar, incomodidad, disgusto... intentamos apartarlas de nuestro lado, nos parecen inadecuadas; por eso se dice: ¡Para gustos, colores!

La historia contada en la película Más Allá de los Sueños, viene muy bien para ilustrar este concepto: Chris y Annie son pareja y padres de dos niños.  En esta historia se ve como el protagonista Chris, fallece en un desgraciado accidente de coche dejando a su esposa Annie sumida en la desesperación. A pesar de sus intentos por ayudarla desde el Más Allá.....

 

Es una historia de como los Espíritus afines, intentan buscarse en el espacio para continuar la vida feliz, que por diversas circunstancias ha sido truncada en la Tierra.  Al final, deciden regresar de nuevo a la Tierra para una nueva oportunidad de progreso espiritual.  

Los que creemos en la reencarnación, vemos lógico la continuidad de las existencias.  La unicidad de la existencia, rompe todos los lazos de familia de los que se hablaba anteriormente.

Antes de nacer hay una planificación con todo el orden estructurado especifico para cada Espíritu en el ámbito familiar y social.

Tener claro qué, el afecto real del cual se habla aquí, nos ayuda a comprender que es el único que sobrevive a la destrucción del cuerpo mortal; pues las personas que se unen en la Tierra unicamente con miras a intereses materiales, no son nada la una para la otra. La muerte las separa en la Tierra y también en el Cielo.

En el mundo de los Espíritus esas causas no existen, porque allí impera la armonía, la paz, el bienestar, el trabajo en el Bien y para el Bien de uno mismo y por los demás.

A las personas que sólo les motiva el interés egoísta, a ellas sí que les ocurre esa “separación”  tanto aquí en la Tierra como después en ese intervalo de tiempo espiritual, hasta que ayudadas por los Trabajadores del Bien,  recapacitan y se reajustan por medio del Amor.

Teresa

<<<>>>

Reencarnacion y lazos familia

Conferencia/Estudio

Para refrescar la memoria de lo expuesto en anteriores conferencias diré qué: Sabemos que el Espíritu es inmortal.

Que, siempre es el mismo espíritu encarnando o renaciendo muchas veces en diferentes cuerpos." data-share-imageurl="">