Usted está aquí

El Que Se Eleve Será Rebajado

Imagen de javier
Enviado por javier el Vie, 21/10/2016 - 21:45
Gato-león-espejo

El Que Se Eleve Será Rebajado

El Evangelio Según el Espiritismo.

Cap. VII, ítems 3,4 y 5.

 Objetivos

Esclarecernos el sentido de la expresión: Aquel que se eleva será rebajado, enfatizando el valor de la humildad, para nuestra evolución espiritual." data-share-imageurl="">

Author: 
Ivone Almeida
Date: 
Miércoles, 19 Octubre, 2016 - 20:30
Body: 

Gato-león-espejo

El Que Se Eleve Será Rebajado

El Evangelio Según el Espiritismo.

Cap. VII, ítems 3,4 y 5.

 Objetivos

Esclarecernos el sentido de la expresión: Aquel que se eleva será rebajado, enfatizando el valor de la humildad, para nuestra evolución espiritual.

Leer el ítem 3

3. En ese mismo momento los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?” Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “En verdad os digo, que si no cambiáis y os volvéis como niños, no entraréis en el reino de los Cielos. Cualquiera, pues, que se humille y se haga pequeño como este niño, ese será el mayor en el reino de los Cielos, y el que recibe a un niño en mi nombre, tal como acabo de decir; a mí me recibe”. (San Mateo, 18:1 a 5)

1 ¿ Por qué es necesario volverse igual que un niño para entrar en el reino de los cielos?

Porque el niño simboliza la sencillez y la pureza de corazón, no teniendo pretensiones de superioridad o infabilidad  y , asemejándonos a él con esas características, alcanzaremos el reino de los cielos.

No es ser un niño, sino semejantes a ellos.

2 “Recibir a un niño como Jesús lo hizo”, ¿qué significa?

Es el valor de la humildad y el cultivo de la sencillez. El niño es el modelo que Jesús nos presenta para conquistar las virtudes tan necesarias para conseguir nuestra elevación espiritual.

Todo aquél que se humilla y se vuelve pequeño como un niño, será el mayor en el reino de los cielos.

Recordemos la humildad de Jesús, como nos cuenta el Espíritu Emmanuel, en el libro “El consolador que prometió Jesús” ( segunda parte, cap. II. Evangelio, pregunta nº 286 y 287)

P. 286  “El sacrificio de Jesús ¿debe ser evaluado tan sólo por la dolorosa expresión del Calvario?

_ El Calvario representó la coronación de la obra del Señor, pero el sacrificio de su ejemplo se operó cada día de su tránsito por el planeta. Y el cristiano debe buscar, ante todo, el modelo en los ejemplos que dio el Maestro, porque Cristo enseñó con amor y humildad el secreto de la felicidad espiritual, y es imprescindible que todo los discípulos formen en su Ser íntimo esas virtudes, con las cuales sabrán ascender al calvario de sus dolores, en el momento oportuno.

P. 287 [….] …Así pues, imaginaos a Cristo, que se sacrificó por la humanidad entera, y llegaréis a contemplarlo en la inmensidad de su augusto dolor espiritual, que es indefinible para nuestra restringida y simple apreciación.

   De ningún modo podríamos hacer un estudio psicológico de Jesús, estableciendo datos comparativos entre el Señor y el hombre.

  En su divina ejemplificación es menester tengamos en cuenta, ante todo, su amor, su humildad y su renunciamiento en bien de la humanidad toda.

                         INVITACIÓN AL BIEN

              (Pan Nuestro – ítem 9 – pag. 91)

“Más cuando fueres invitado, ve” – Jesús (Lucas, 14:10)

En todas las épocas, el bien constituye la fuente divina, susceptible de suministrarnos valores inmortales.

El hombre de reflexión habrá observado que todo el período infantil es un conjunto de llamados al sublime manantial.

La invitación sagrada es repetida, años al hilo. Viene a través de los amorosos padres humanos, de los mentores escolares, de la lectura sana, del sentimiento religioso, de los amigos comunes.

Entretanto, raras inteligencias alcanzan la juventud, con la atención fija en el elevado llamamiento. Casi toda la gente oye las requisiciones de la naturaleza inferior, olvidando preciosos deberes.

Sin embargo, los llamados, continúan...

Aquí, es un libro amigo, revelando la verdad en silencio; allí, es un compañero generoso que insiste en favor de las realidades luminosas de la vida...

Sin embargo, la rebeldía, aun en plena madurez del hombre, acostumbra reír inconscientemente, pasando, todavía, en marcha compulsoria, en la dirección de los desencantos naturales, que le imponen más equilibrados pensamientos.

En el Evangelio de Jesús, el convite al bien se reviste de claridades eternas.

Atendiéndole, podemos seguir al encuentro de Nuestro Padre, sin hesitaciones.

Si el clarín cristiano ya te alcanzó los oídos, acéptale las claridades sin vacilar.

No esperes por el aguijón de la necesidad.

Bajo la tormenta, es cada vez más difícil la visión del puerto.

La mayoría de nuestros hermanos en la Tierra caminan hacia Dios, bajo el ultimátum de los dolores, pero no aguardes por el azote de las sombras, cuando puedes seguir, calmadamente por las sendas claras del amor.

      

     Ítem 4 (El Evangelio)

4. Entonces se acercó a él la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, adorándole y pidiéndole alguna cosa. - El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Di que estos mis dos hijos se sienten en tu reino, el uno a tu derecha y el otro a la izquierda. - Y respondiendo Jesús, dijo: No sabéis lo que pedís: ¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber? Ellos le dijeron: “podemos”. Jesús les respondió: en verdad beberéis mi cáliz; mas el estar sentado a mí derecha o a mi izquierda, no me pertenece a mí darlo a vosotros, si no a los que está preparado por mi Padre. - Cuando los diez oyeron esto, se indignaron contra los dos hermanos. - Mas Jesús los llamó a sí, y dijo: ¿Sabéis que los príncipes de las gentes avasallan a sus pueblos, y que los que son mayores ejercen potestad sobre ellos? - No será así entre vosotros: mas entre vosotros, todo el que quiera ser mayor, será vuestro criado. - Y el que entre vosotros quiera ser primero, será vuestro siervo; - así como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en redención por muchos. (San Mateo, cap. XX, v. de 20 a 28).

 

avasallar

De vasallo.

1. tr. Sujetar, rendir o someter a obediencia.

2. prnl. Hacerse súbdito o vasallo de algún rey o señor.

3. prnl. Sujetarse, someterse por impotencia o debilidad a quien tiene poder ovalimiento. 

potestad

Del lat. potestas, -ātis.

1. f. Dominio, poder, jurisdicción o facultad que se tiene sobre algo.

2. f. En algunas poblaciones de Italia, corregidor, juez o gobernador.

3. f. p. us. potentado.

4. f. Mat. p. us. potencia (‖ producto de multiplicar una cantidad por sí misma una omás veces).

5. f. pl. Rel. Espíritus bienaventurados que ejercen cierta ordenación en cuanto alas diversas operaciones que los espíritus superiores ejecutan en los inferiores yque forman el sexto coro.


¿Por qué Jesús no atendió el pedido de aquella madre?

Porque sus hijos, aunque decididos a enfrentar los sinsabores de la evolución consciente tenían aún muchos débitos para rescatar y nuestra salvación no ocurre milagrosamente ni se concede por privilegios, sino por merecimiento.

Para volvernos verdaderamente grandes debemos servir al prójimo sin remuneración, pues es una forma de humildad.

¿Qué lección nos enseña Jesús en éste pasaje?

De humildad, pues sólo despojándonos de todos los sentimientos mezquinos y maliciosos es que conseguiremos ser el mayor en el reino de los cielos.

 No se va a Dios sino por nuestro prójimo. Servir al prójimo es servir a Dios, volviéndose grande a Sus ojos.

Sobre esa pasaje nos enseña Emmanuel, en el libro “Camino, Verdad y Vida”

 

                          Pedir

"Entonces Jesús, respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís."­ (Mateo, 20:22.)

La mayoría de los creyentes se dirige a la casa de oración con el propósito de pedir alguna cosa.

Raros son los que comparecen, en la verdadera actitud de los hijos de Dios, interesados en los sublimes deseos del Señor en cuanto a la mejoría de conocimientos, a larenovación de valores

íntimos, al aprovechamiento espiritual de las oportunidades recibidas de Más Alto.

Ha rigor, los hombres debían reconocer en los templos el lugar sagrado del Altísimo, donde deberían aprender la fraternidad, el amor, la cooperación en su programa divino. Casi

todos, sin embargo, prefieren el acto de insistir, de porfiar, de imponerse al paternal cariño de Dios, en el sentido de sobornarle el Poder Infinito. Pedigüeños inveterados, abandonan, en la mayor parte de las veces, el trazado recto de sus vidas, en virtud de la suprema rebeldía en las relaciones con el Padre. Tanto reclaman, que les es concedida la experiencia deseada.

Sobrevienen desastres. Surgen los dolores. En seguida, aparece el tedio, que es siempre hijos de la incomprensión de nuestros deberes.

Provocamos ciertas dádivas en el camino, nos adelantamos a la solicitud de la herencia que nos corresponde, exigiendo prematuras concesiones del Padre, a la manera del hijo pródigo, más el desencanto se constituye en veneno de la imprevisión y de la irresponsabilidad.

El tedio representará siempre fruto amargo de la precipitación de cuantos se lanzan sobre patrimonios que no les competen.

Entonces tengamos cuidado al pedir, porque por encima de todo debemos solicitar la comprensión de la voluntad de Jesús con relación a nosotros.

 

- porfiar : De porfía.

Conjug. c. enviar.

1. intr. Discutir obstinadamente y con tenacidad.

2. intr. Importunar repetidamente con el fin de conseguir un propósito.

3. intr. Intentar con tenacidad el logro de algo para lo que se encuentra resistencia. Porfiar en abrir la puerta.

- pedigüeños : De pedigón.

1. adj. Que pide con frecuencia e importunidad. U. t. c. s.

 

        Libro de la Esperanza (por el Espíritu Emmanuel)

                                         16

                              Nadie es  inútil

 

          “…y aquel que a si mismo humillarse será exaltado”.

        “Será el mayor en el reino del Cielo aquel que si humille y si haga pequeño como un niño, o sea, que sin ninguna pretensión de alimentar  a la superioridad o a la infabilidad”.

                                                                         (cap.7, Ítem 6)

          No  esperes aparente grandeza para ser útil. Misión quiere decir incumbencia. Y nadie existe a los vientos del acaso.

         Buscando entender los mandatos del trabajo que nos compiten, estudiemos, de leve, algunas lecciones de cosas de la naturaleza.

         La usina poderosa ilumina cualquier lugar, a larga distancia, sin embargo, para eso, no actúan por si sola. Utiliza transformadores de un circuito a otro, alterando en general la tensión y la intensidad de la corriente. Los transformadores ordenan cables de conducción. Los cables recogen a la toma de electricidad. Eso, sin embargo, aun no lo resuelve. Para que la luz se haga, es indispensable la presencia de la bombilla, que se forma de componentes diversos.

       El rio, de muy lejos, fornece agua limpia a la actividad casera, pero no si proyecta, desordenado, a servicio de las criaturas. Cede los propios recursos a la red de tuberías. La red pide tubos de formas variadas. Los tubos exigen el grifo de control. Eso, sin embargo, todavía no es todo. Para que el liquido se muestre purificado, requiere el uso de filtros.

       El avión transporta el hombre, de un lado para el otro de la Tierra, pero no es un gigante auto suficiente. A fin de elevarse necesita combustible. El combustible solicita motores que lo aprovechen. Los motores reclaman los elementos de que se constituyen. Eso, sin embargo, todavía no es suficiente. Para que la maquina voladora satisfaga a los propios fines, es indispensable que si le construya adecuado campo de aterrizaje.

       En el diccionario de la leyes divinas, las nuestras tareas tienen el sinónimo del deber.

       Atendamos a la obligación para que fuimos llamados en el clima del bien.

       No te digas inútil , ni te aseveres incompetente.

       Para cumplir la misión que nos cabe, no son necesarios un cargo directivo, una tribuna brillante, un nombre eminente o una fortuna de millones. Basta estimemos la disciplina en el lugar que nos es propio, con el placer de servir.


Ítem 5 (El Evangelio)

5. Y aconteció: que entrando Jesús un sábado en casa de uno de los principales fariseos a comer , ellos le estaban acechando. - Y observando también cómo los convidados escogían los primeros asientos en la mesa, les propuso una parábola, y dijo: - Cuando fueres convidado a bodas no te sientes en el primer lugar, no sea que haya allí otro convidado más honrado que tú. - Y que venga aquél que te convidó a tí y a él y te diga: Da el lugar a éste, y que entonces tengas que tomar el último lugar con vergüenza. - Mas cuando fueres llamado, ve y siéntate en el último puesto: pára que cuando venga el que te convidó te diga: Amigo, sube más arriba. Entonces serás honrado delante de los que estuvieron contigo a la mesa -"Porque todo aquél que se eleve, será rebajado; y todo el que se rebaje, será elevado". (San Lucas, cap. XIV, v. 1 y de 7 a 11).

¿Por qué Jesús nos aconseja ocupar los últimos lugares?

Porque cuando pretendemos los primeros lugares, demostramos nuestros sentimientos presuntuosos de superioridad; sentimientos éstos contrarios a la práctica de la humildad.

La verdadera grandeza se afirma por la humildad.

¿Cuál es la ventaja de ser humilde?

La humildad cautiva las atenciones de los que nos rodean, dejando alrededor de los que la practican un halo de respeto y admiración.

Nuestro gesto humilde, buscando el último lugar, nos eleva aún más.

¿Cuál es el sentido de la expresión: “Aquél que se eleva será rebajado”?

Los que se elevan por la fortuna, títulos y glorias, al morir llegan al otro mundo desprovistos de todo, conservando sólo el orgullo que vuelve su posición aun más humillante.

Aquél que se humilla será exaltado y aquél que se eleva será rebajado.

 

                           BUENAS MANERAS – (Pan Nuestro – 43 – pag. 99)

"Y siéntate en el último lugar." —Jesús. (Lucas, 14:10.)

El Maestro, en este pasaje, proporciona inolvidable enseñanza de buenas maneras.

Cierto, la sentencia revela contenido altamente simbólico, relativo al banquete paternal de la Bondad Divina; sin embargo, conviene trasladar el concepto a fin de aplicarlo igualmente al mecanismo de la vida común.

La recomendación del Salvador se presta a todas las situaciones en que nos veamos convocados a examinar algo de nuevo, junto a los semejantes.

Alguien que penetre a una casa o participe de una reunión por primera vez, timbrando demostrar que todo lo sabe o que es superior al ambiente en que se encuentra, se toma intolerable a los concurrentes.

Aunque se trate de una agrupación engañada en sus finalidades o intenciones, no es razonable que el hombre esclarecido, ingresando ahí por primera vez, se haga adoctrinados austero y exigente, por cuanto, para la tarea de rectificar o reconducir almas, es indispensable que el trabajador fiel al bien inicie el esfuerzo, yendo al encuentro de los corazones por los lazos de la fraternidad legítima. Solamente así, conseguirá lijar la imperfección eficazmente, eliminando una parcela de sombra, cada día, a través del servicio constante.

Sabemos que Jesús fue el gran reformador del mundo, entretanto, corrigiendo y amando, aseveraba que viniera al camino de los hombres para cumplir la Ley.

No asaltes los lugares de evidencia por donde pases. Y, cuando te detuvieres con nuestros hermanos en alguna parte, no los ofusques con la exposición de cuanto ya hayas conquistado en los dominios del amor y de la sabiduría . Si te encuentras decidido a cooperar por el bien de los demás, apágate, de algún modo, a fin de que el prójimo te pueda comprender. Imponiendo normas o exhibiendo poder, nada conseguirás sino establecer perturbaciones más fuertes.

 

                           El primero (64)

        El Espíritu de la verdad – Francisco Candido Xavier/Waldo Vieira

                 Cap. VII – Ítem 3

 

      “Y cualquiera que entre vosotros  quisieren ser el primero sea vuestro siervo.” – Jesús. (Mateus, 20:27)

En los diversos sectores de la experiencia humana, encontramos las mas diversas criaturas a buscaren posiciones de destaque en puestos de dirección.

Existen personas que enveredan por los caminos del comercio y de la industria, en carrera sin frenos por elevarse en las alas frágiles de la pose efímera.

Muchas  eligen la tiranía risueña en el campo social, para se afirmaren poderosas y dominadoras.

Otras pontifican a través del intelecto, utilizando la Ciencia como apoyo de la autoridad que evocan para si mismas.

Tenemos aun las inteligencias que, en nombre de la innovación o del arte, si declaran francamente partidarias de la delincuencia y del vicio, para sosegaren las propias ansias de fulguración en las pistas de influencia.

Todas caminan subordinadas a las mismas leyes, elevándose hoy, para bajar mañana.

El imperio económico, a autoridad terrestre o el intelectualismo sistemático posibilitan la proyección de la criatura en el escenario humano, a la facción de luz meteórica, riscando, instantáneamente, a inmensidad de los cielos.

 

Continuemos la lectura …


6. Estas máximas son la consecuencia del principio de humildad que Jesús no cesa de presentar como condición esencial de la felicidad prometida a los elegidos del Señor, y que Él ha enunciado con estas palabras: “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los Cielos”. Jesús toma un niño como el modelo de la simplicidad de corazón y dice: “Será el mayor en el reino de los Cielos aquel que se humille y se haga pequeño como un niño”, es decir, que no alimente ninguna pretensión de superioridad o infalibilidad.

     Encontramos la misma idea fundamental en esta otra máxima: Aquel que quiera ser el mayor, sea vuestro servidor, así como en esta otra: Todo el que se rebaje, será elevado; y todo el que se eleve, será rebajado.

     El espiritismo viene a sancionar la teoría mediante el ejemplo, cuando nos muestra que los grandes en el mundo de los Espíritus son los que eran pequeños en la Tierra, y que a menudo los muy pequeños en el mundo de los Espíritus son los que en la Tierra eran los más grandes y poderosos. Sucede que los primeros se llevaron consigo, al morir, sólo aquello que hace la verdadera grandeza en el Cielo, y que jamás se pierde: las virtudes. En cambio, los otros tuvieron que dejar lo que constituía su grandeza terrenal, que no se puede llevar a la otra vida: la fortuna, los títulos, la gloria, la nobleza. Como no poseían otra cosa, llegan al otro mundo desprovistos de todo, como náufragos que perdieron hasta la ropa. Sólo conservan el orgullo, que hace que su nueva posición sea aún más humillante, porque ven por encima de ellos, resplandecientes de gloria, a aquellos a quienes oprimieron en la Tierra.

   

  En “El Libro de Los Espíritus”,  los Espíritus contestan:

Pregunta 711. El uso de los bienes de la tierra, ¿es un derecho de todos los hombres?

     “Ese derecho es la consecuencia de la necesidad de vivir. Dios no impondría un deber sin proveer el medio de cumplirlo.”

P. 712 ¿Con qué objetivo ha dado Dios un atractivo a los goces de los bienes materiales?

   “Para incitar al hombre al cumplimiento de su misión, y también para probarlo mediante la tentación.”

 

[712a ] - ¿Cuál es el objetivo de esa tentación?

    “Desarrollar su razón , que debe preservarlo de los excesos.”

 

         Si el hombre hubiera sido incitado al uso de los bienes de la tierra sólo con miras a la utilidad, su indiferencia habría podido comprometer la armonía del universo. Dios le ha dado el atractivo del placer, que lo induce al cumplimiento de los designios de la Providencia. No obstante, mediante ese mismo atractivo Dios quiso, además, probarlo con la tentación que lo arrastra al abuso, del cual su razón debe defenderlo.

 

                             Lo necesario y lo superfluo

715. ¿Cómo puede el hombre conocer el límite de lo necesario?

          “El sabio lo conoce por intuición. Muchos lo conocen a costa de su propia experiencia.”

716. La naturaleza, ¿no nos ha trazado el límite de nuestras necesidades mediante nuestra propia organización?

        “Sí, pero el hombre es insaciable. La naturaleza le ha trazado el límite de sus necesidades mediante su organización. Con todo, los vicios han alterado la constitución del hombre y crearon en él necesidades que no son las reales.”

717. ¿Qué pensar de los que acumulan los bienes de la tierra para procurarse lo superfluo, en detrimento de quienes carecen de lo necesario?

        “Ignoran la ley de Dios y habrán de responder por las privaciones que hayan hecho sufrir a otros.”

         El límite entre lo necesario y lo superfluo no tiene nada de absoluto. La civilización desarrolla el sentido moral y al mismo tiempo el sentimiento de caridad, que lleva a los hombres a prestarse mutuo apoyo. Los que viven a costa de las privaciones de los demás explotan en su provecho los beneficios de la civilización. De esta sólo tienen el barniz , así como hay personas que no tienen de la religión más que la máscara.

 

El Evangelio según el Espiritismo

6-El espiritismo nos muestra otra aplicación de ese principio en las encarnaciones sucesivas, mediante las cuales los que ocuparan las más elevadas posiciones en una existencia, son rebajados a una ínfima condición en una existencia posterior, en caso de que hayan sido dominados por el orgullo y la ambición. Por consiguiente, si no queréis ser obligados a descender, no busquéis el primer puesto en la Tierra, ni pretendáis poneros por encima de los otros. Buscad, por el contrario, el lugar más humilde y modesto, porque Dios sabrá daros uno más elevado en el Cielo, si lo merecéis.

 

 Conclusión

La verdadera grandeza se afirma por la humildad, condición necesaria para la conquista de la felicidad. El orgullo y el egoísmo, son sentimientos que nos distancian de Dios.

 

Ivone Almeida

 

       

 

                     

Gato-león-espejo

El Que Se Eleve Será Rebajado

El Evangelio Según el Espiritismo.

Cap. VII, ítems 3,4 y 5.

 Objetivos

Esclarecernos el sentido de la expresión: Aquel que se eleva será rebajado, enfatizando el valor de la humildad, para nuestra evolución espiritual." data-share-imageurl="">