Usted está aquí

Sencillez y Pureza de Corazón

Sencillez y pureza

Vídeo del estudio de El Evangelio según el Espiritismo, cap. VIII, ítem 1 al 4.

Objetivos:

Mostrar lo que es necesario para conquistar el reino de los cielos, enfatizando por qué fue presentado el niño, por Jesús, como ejemplo de pureza a ser seguido por los que quieren alcanzar aquel reino." data-share-imageurl="">

Sencillez y Pureza de Corazón

Sencillez y pureza

Vídeo del estudio de El Evangelio según el Espiritismo, cap. VIII, ítem 1 al 4.

Objetivos:

Mostrar lo que es necesario para conquistar el reino de los cielos, enfatizando por qué fue presentado el niño, por Jesús, como ejemplo de pureza a ser seguido por los que quieren alcanzar aquel reino.

8 Bienaventurados los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. (SanMateo, cap. V, v. 8).

Este versículo forma parte del famoso sermón de la montaña, el sermón de las buenaveturanzas. Y nos viene a decir que el reino de los cielos, ver a Dios, sólo es conquistado por aquellos que tienen el corazón limpio. Pero ¿Qué significa eso de tener un corazón limpio?, y ¿qué es un corazón limpio? Corazón limpio es aquel que no rememora constantemente el daño que le han infligido, es el que ya no ve a aquel que le ha hecho daño con odio y rencor, sino como un hermano necesitado de ayuda y amor. ¿Como puede un corazón lleno de amargura y dolor, elevarse a las alturas de la felicidad y bienestar? Imposible, primero tenemos que vaciarlo de toda esa basura y sombras para luego poder llenarlo de cosas buenas y bonitas, de luz y colores. Por eso es tan importante perdonar al que te ha herido, con ello vacías el corazón de podredumbre, lo limpias y dejas aseado. Piensa que nosotros también necesitamos del perdón y la comprensión por los errores que hemos cometido, y si notros no perdonamos como queremos ser disculpados.

¿Qué es ver a Dios? Dentro de nuestras limitaciones de querer conocer lo desconocido, uno se puede imaginar que tiene que ser un estado de felicidad absoluta en el que ya no existe ni dolor, ni angustia, ni pesares. Y para conseguir ese estado tenemos que despojarnos del viejo traje del orgullo y egoísmo, revestirnos de los nuevos ropajes de sencillez y humildad y caminar con alegría en el corazón.

13 Algunas madres llevaron a sus niños para que Jesús pusiera sus manos sobre ellos y orara. Pero los discípulos las regañaron.

14 Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: «Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan; porque el reino de Dios es de los que son como ellos.»

15 Jesús puso su mano sobre la cabeza de cada uno de los niños, y luego se fue de aquel lugar. (San Mateo, cap. XIX, v. 13 a 16).

Vemos como Jesús aprovecha una vez más la ocasión que se le presenta para dar una nueva lección. Unas madres le acercan a sus hijos para que los bendiga, en aquel tiempo remoto de oriente medio las mujeres y los niños eran considerados como seres inferiores, como aún hoy podemos abservar, y los discípulos las reprenden por querer molestar al maestro con sus hijos. Entonces, él les reprende a elllos por querer impedir que se acerquen los pequeños y los pone como ejemplo de lo que hay que conseguir para ser mejores personas. Los pone como como símbolo de pureza porque el niño, con sus gestos inocentes, desprovistos de maldad y egoísmo, es la verdadera imagen de la sencillez y pureza.

Incluso en un niño de malas inclinaciones, sus malas acciones son disimuladas por el candor de sus gestos infantiles.

Hay que dejar claro que Jesús no dijo que los niños poseerían el reino de Dios, por el simple hecho de serlo. No, dijo que el reino de los cielos es para los que se asemejan a ellos en su forma de ser.

Y es que El aspecto de la inocencia y candor que vemos en los niños no constituye superioridad real del espíritu, sino la imagen de lo que debería ser.

3. La pureza de corazón es inseparable de la sencillez y de la humildad, y excluyetodo pensamiento de egoísmo y orgullo; por esto Jesús toma la infancia como emblemade esa pureza, como la tomó también por el de la humildad.

Una persona orgullosa y egoísta no puede ser sencilla y humilde, es imposible, y un niño suele ser la antitesis del orgullo y egoísmo por ello es un buen ejemplo de esas cualidades.

Esta comparación podría no ser justa si se considera que el espíritu del niñopuede ser muy viejo, y que trae, naciendo otra vez a la vida corporal, las imperfeccionesde que no se ha despojado en las existencias precedentes; sólo un espíritu llegado a laperfección podría dársenos como tipo de la verdadera pureza.

Mas es exacta desde el punto devista de la vida presente; porque el niño, no habiendo podido aún manifestar ningunatendencia perversa, nos ofrece la imagen de la inocencia y del candor: así es que Jesúsno dice de un modo absoluto que el reino de Dios "es para ellos", sino "para aquellosque se les parecen".

El espíritu que anima el cuerpo de un niño puede ser hasta más desarrollado que el de un adulto. El estado infantil es de olvido e ingenuidad temporales. (L.E. preg. 379)

A veces, los niños se nos presentan en esta vida enfermos, "parecen ángeles pegados en la cruz de un cuerpo paralítico o muestran en la mirada la profunda tristeza de la mente envuelta en profundas sombras" como nos dice el espíritu Meimei en el libro El Espíritu de la Verdad. Dios nos los confía para que mañana la vida se presente más bella. "Son nuestros otros hijos del corazón, que vuelven de las existencias pasadas, mendigando entendimiento y cariño, con el fin de que se deshagan de los débitos contraídos consigo mismo..."

Debemos tener presente también que estos pequeñuelos serán mañana padres y consejeros, orientadores y jefes. Por lo que todo lo que hagamos por ellos, bueno y malo, nos será devuelto en el futuro, quizás no en nosotros pero si en la sociedad.

4. Puesto que el espíritu del niño ha vivido ya, ¿por qué desde el nacimiento nose manifiesta tal cual es?

Todo es sabio en las obras de Dios. El niño necesita cuidadosdelicados que sólo la ternura de una madre puede prodigarle, y esa ternura aumenta conla debilidad y la ingenuidad del niño.

Para una madre, su hijo es siempre un ángel, y asídebía ser para cautivar su solicitud; no hubiera podido abandonarse a su cariño si en vezde la gracia sencilla hubiese encontrado bajo las facciones infantiles, un carácter viril ylas ideas de un adulto, y menos aún si hubiese conocido su pasado.

Todo es perfecto en la naturaleza, aunque a veces no lo entendamos, y la rencarnación de los espíritus, que forma parte de la creación, también. Por ello volvemos a la vida física con ese aspecto tan delicado, tan indefensos. Los primeros años son de letargo profundo de la personalidad, de debilidad e indefensión extrema que despiertan en la madre su ternura y deseos de cuidarlo. Además si naciesemos con toda nuestra personalidad y carácter desarrollado nuestros padres no nos querrían igual, seríamos como unos desconocidos para ellos.

Por otra parte, era preciso que la actividad del principio inteligente fueseproporcionada a la debilidad del cuerpo, porque no hubiera podido resistir a una actividad demasiado grande del espíritu, como se ve en los niños muy precoces.

Por esto,desde que se aproxima la encarnación, el espíritu, entrando en turbación, pierde poco apoco la conciencia de sí mismo, y por espacio de cierto período, está en una especie desueño, durante el cual todas sus facultades se hallan en estado latente.

Este estadotransitorio es necesario para dar al espíritu un nuevo punto de partida, y hacerle olvidar,en su nueva existencia terrestre, las cosas que hubieran podido estorbarle.

Su pasado,sin embargo, reacciona sobre él y renace a más amplía vida, más fuerte, moral eintelectualmente, sostenido y secundado por la intuición que conserva de la experienciaadquirida.

Desde su nacimiento, sus ideas vuelven a tomar gradualmente su vuelo a medidaque se desarrollan sus órganos, pudiendo decirse que durante los primeros años, el espíritu es verdaderamenteniño, porque las ideas que forman el fondo de su carácter están aún embotadas.

Duranteel tiempo en que sus instintos dormitan, es más flexible, y por lo mismo más accesible alas impresiones que puedan modificar su naturaleza y hacerle progresar, y es más dócilal cuidado de los padres.

El espíritu reviste, pues, por una temporada el ropaje de inocencia, y Jesús dicela verdad cuando,

“¿Qué utilidad tiene, para el Espíritu, el hecho de pasar por el estado de infancia?

- Puesto que el Espíritu encarna con el objeto de perfeccionarse, durante ese período es más accesible a las impresiones que recibe y que pueden cooperar a su adelanto, al cual deben contribuir aquellas personas que están a cargo de su educación”. (L. E. Preg. 383).

INFORMAR SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA EVANGELIZACIÓN ESPÍRITA INFANTIL Y JUVENIL

16  Educación Cap. VIII – Item 4

El amor es la base de la enseñanza. Profesor y alumno, cooperación mutua.

El auto-perfeccionamiento será siempre espontáneo. Disciplina excesiva, camino de violencia.

La curiosidad constructiva ayuda al aprendizaje. Indagación ociosa, duda enfermiza.

El egoismo en el alma genera temor e inseguridad. Evangelio en el corazón, coraje en la consciencia.

Toda aula debe nacer del sentimiento. Automatismo en la instrucción, hielo en la idea.

Cada criatura es un mundo particular de trabajo y experiencia. No existe vocación compulsiva.

La educación real no recompensa ni castiga. La lección inicial del instructor envuelve en si misma la responsabilidad personal del aprendiz.

Los desvios de la infância y de la juventud reflejan los desvios de la madurez.

Aprovechamiento del estudiante,eficiencia del maestro.

Maternidad y paternidad son magisterios sublimes. Hogar, primera escuela; padres, primeros profesores; primer día de vida, primera aula del hijo.

¡Padres y educadores! Si el hogar debe adaptarse con la escuela, el culto del Evangelio en casa debeunirse a la materia leccionada en clase, en la iluminación de la mente en tránsito para lasesferas superiores de la Vida.

André Luiz – O Espírito da Verdade por Chico Xavier y Waldo Vieira

No me gustaría terminar sin antes poneros un vídeo que muestra como estamos llenos de prejuicios hacia el aspecto externo de las personas, en este caso de los niños.

Vídeo de UNICEF: https://www.youtube.com/watch?v=7oovL3F3W1o

En nombre de Dios que decimos amar, ayudemos sin fijarnos en el aspecto, no debemos prejuzgar ya que nos podemos equivocar. Ayudemos para que ellos nos ayuden mañana.

Conclusión:

Caminemos con el corazón alegre, sin mirar atras, sin recordar una y otra vez los pasajes amargos de nuestra vida para que estos no nos amarguen el presente y futuro.

El reino de los cielos es sólo para los que tienen puro el corazón. Jesús tomó al niño como símbolo de esa pureza, en razón de la sencillez y humildad que lo caracteriza y nos enseñó que, para conquistar la felicidad, debemos asemejarnos a él.

Fuentes complementarias:

1. KARDEC, Allan. La Infancia. El Libro de los Espíritus.  parte 2ª, cap. VII, preg. 379 a 385, p. 210-3.

2. SIMONETTI, Richard. La conquista de la pureza. La voz del Monte. 1.

3. XAVIER, Francisco C. Compañeros Mudos; mens. 19. El Libro de la Esperanza.Por el espíritu Emmanuel.  

4. Pequeñitos; mens. 18.

5. XAVIER, Francisco C. y VIEIRA, Waldo. Camina alegremente; mens. 24. El Espíritu de la Verdad. Autores diversos.

6. Niños enfermos; mens. 17.

7. Educación; mens. 16.

8. Mensaje del niño al hombre; mens. 99.

 

Sencillez y pureza

Vídeo del estudio de El Evangelio según el Espiritismo, cap. VIII, ítem 1 al 4.

Objetivos:

Mostrar lo que es necesario para conquistar el reino de los cielos, enfatizando por qué fue presentado el niño, por Jesús, como ejemplo de pureza a ser seguido por los que quieren alcanzar aquel reino." data-share-imageurl="">