Usted está aquí

La Irradiación Mental - EEM

Explosoión de luces

LA IRRADIACIÓN MENTAL

El ejercicio de irradiación mental, denominado también mentalización o irradiación a distancia, tiene por objeto:

a) estimular al estudiante de la mediumnidad a hacer expansiones del pensamiento, por medio de la acción de la voluntad y basadas en los principios de la ideoplastia, enseñados por Allan Kardec;

b) destacar la importancia de esas expansiones mentales, controladas en beneficio del equilibrio y de la armonía de una reunión mediúmnica." data-share-imageurl="">

Author: 
SEA
Date: 
Martes, 25 Septiembre, 2018 - 20:30
Body: 

Explosoión de luces

LA IRRADIACIÓN MENTAL

El ejercicio de irradiación mental, denominado también mentalización o irradiación a distancia, tiene por objeto:

a) estimular al estudiante de la mediumnidad a hacer expansiones del pensamiento, por medio de la acción de la voluntad y basadas en los principios de la ideoplastia, enseñados por Allan Kardec;

b) destacar la importancia de esas expansiones mentales, controladas en beneficio del equilibrio y de la armonía de una reunión mediúmnica.

Sugerimos que los ejercicios sean efectuados de la siguiente forma:

1º) Explicar qué es irradiación mental, de acuerdo con la orientación espírita, antes del inicio de la actividad práctica propiamente dicha. Esta explicación puede ser dada de forma gradual, a medida que el trabajo se desarrolla.

2º) Realizar demostración práctica de irradiación mental, proyectando ideas o imágenes, en beneficio de un enfermo o de alguien necesitado de auxilio; en pro de la paz o de la armonía universales. (Ver ayudas en el anexo)

3º) Dar a los participantes oportunidades de ejercitar la irradiación, reservándose algunos minutos para esta actividad, antes de la oración final de cada reunión.

4º) Informar que el ejercicio de la oración continuará practicándose consecutivamente al de la irradiación. El éxito de una irradiación mental depende:

a) del deseo del bien, de la concentración y del silencio respetuoso;

b) de la unión de pensamientos, de la comunión de miras y de los sentimientos de cordialidad entre los participantes.

Anexo

AYUDAS PARA LA PRÁCTICA DE IRRADIACIÓN MENTAL

Irradiación Mental: concepto e importancia

Etimológicamente, irradiar significa lanzar de sí, emitir (rayos, energía, fluidos, pensamientos, sentimientos). Radiar tiene el significado de resplandecer, refulgir, lanzar rayos de luz o calor, aureolar, cercar de rayos refulgentes; irradiar. Vibración es el hecho de vibrar, o sea, hacer oscilar, balancear, mover cualquier fluido o energía en la atmósfera.

Puede decirse que todos nosotros, Espíritus encarnados, tenemos capacidad para expandir nuestros fluidos vitales y mentales, bajo la forma de energías electromagnéticas, las cuales se dislocan en la atmósfera en dirección al blanco, bajo la forma de irradiaciones.

Nuestros pensamientos y sentimientos pueden ser irradiados a largas distancias, en un mismo plano de la vida o entre los planos físico y espiritual. Podemos mentalizar a un enfermo o portador de alguna dificultad, envolviéndolo en vibraciones de salud, de equilibrio, de paz o de armonía.

También podemos vibrar mentalmente por la paz mundial o de un país, por el deseo de alguna realización, etc.

Como la oración, la irradiación puede realizarse a solas, en los momentos de recogimiento espiritual, o en público, sea en reuniones especiales para esta finalidad, sea un poco antes del término de una reunión mediúmnica.

La capacidad de expansión de nuestros pensamientos y sentimientos guarda relación con nuestra evolución, porque cada cual de nosotros respira (vibra) en determinado tipo de onda. Cuanto más primitiva se revela la condición de la mente, más débil es el influjo vibratorio del pensamiento (…). (6)

El Espíritu André Luiz nos esclarece que el hombre encarnado se asemeja a un generador de fuerza electromagnética, cuyas energías se propagan por medio de una oscilación por segundo, que es registrada por el corazón, bajo la forma de latidos cardíacos.

Informa, también, que todos los seres vivos de la Tierra emiten energías, encuadradas en los dominios de las radiaciones ultravioletas (ondas cortas de energía, invisibles a los ojos del cuerpo). (7)

Por último, nos elucida que las almas regularmente evolucionadas, pero dedicadas al bien, revelan apreciables condiciones vibratorias, de forma que pueden proyectar rayos mentales más sublimados, al asimilar corrientes mentales superiores emitidas por Espíritus que ya se encuentran en lugares evolutivos más elevados. (7)

Al asimilar los pensamientos y sentimientos de los Espíritus dedicados al bien, la criatura encarnada enriquece sus propios rayos vitales. (7)

Esos rayos vitales no son nada más que los efluvios ectoplásmicos (o fluido vital), los cuales envuelven a la persona necesitada de auxilio, aunque ésta esté a larga distancia.

Kardec nos esclarece que los Espíritus actúan sobre los fluidos espirituales, sin manipularlos como los hombres manipulan los gases, pero empleando el pensamiento y la voluntad. Para los Espíritus, el pensamiento y la voluntad son lo que las manos para el hombre. Por el pensamiento, ellos imprimen a aquellos fluidos tal o cual dirección, los aglomeran, combinan o dispersan; organizan con ellos conjuntos que presentan una apariencia, una forma, una coloración determinadas; les cambian las propiedades como un químico cambia la de los gases o de otros cuerpos, combinándolos según ciertas leyes (…).

Algunas veces, esas transformaciones resultan por una intención; otras son producto de un pensamiento inconsciente (o espontáneo). (1)

Siendo los fluidos el vehículo del pensamiento, éste actúa sobre los fluidos como el sonido sobre el aire; ellos nos traen el pensamiento, como el aire nos trae el sonido.

Puede decirse, sin recelo de errar, que en esos fluidos hay ondas y rayos de pensamientos, que se cruzan sin confundirse, como en el aire hay hondas y rayos (vibraciones) sonoros.

Hay más: creando imágenes fluídicas, el pensamiento se refleja en el envoltorio periespirítico, como en un espejo; toma en él cuerpo y ahí en cierto modo se fotografía. (2)

En síntesis: cuando proyectamos nuestros pensamientos y sentimientos por intermedio de la bondad, creamos una imagen fluídica que puede alcanzar el blanco apuntado, si éste presenta condiciones de receptividad.

La acción de la voluntad se hace a través del fenómeno de la sugestión, que es una fuerza mental pura y simple, transportando la idea por una imagen viva, la sugestión como la electricidad, el explosivo, el vapor y la desintegración atómica, no es buena ni mala; dependiendo sus efectos de la aplicación que se le dé. Así, la tenemos no sólo en el altar de la oración y en los símbolos sagrados de los servicios religiosos, aconsejando la virtud y el progreso al corazón del pueblo, sino también en los espectáculos deprimentes de los ritos bárbaros y en la demagogia de arrastramiento, destilando el psiquismo inferior que inspira la licenciosidad y la rebelión. (9)

Lo comprendemos así, porque nuestras emociones, pensamientos y actos son elementos dinámicos de inducción. (9)

Todos exteriorizamos la energía mental, configurando las formas sutiles con las que influenciamos al prójimo y, todos somos afectados por esas formas, nacidas en los cerebros ajenos.

Cada actitud de nuestra existencia polariza fuerzas en aquellos que se nos afinan como el modo de ser, induciéndonos a la imitación consciente o inconsciente. (9)

Ejercicios de irradiación mental.

Esos ejercicios pueden ser realizados:

a)      A solas, en momentos de íntima meditación. En esa situación, la persona se recoge en un lugar tranquilo y silencioso, buscando entrar en sintonía con el objeto de su irradiación, si fuera el caso, o crear imágenes mentales en pro de la paz o del éxito de algún emprendimiento.

La oración, la lectura edificante y la música ennoblecida son medios que favorecen la elevación del padrón vibratorio, permitiendo que las emanaciones mentales emitidas por la persona alcancen las de los benefactores espirituales, resultando una suma de fuerzas.

Es importante que la irradiación sea hecha en día y hora establecidos, a fin de que haya continuidad del ejercicio.

b)      En público, en las reuniones específicas para ésta finalidad (reuniones de irradiación mental), o un poco antes de la oración de cierre de una reunión mediúmnica.

Los ejercicios de irradiación mental que son realizados en las reuniones espíritas tienen las siguientes finalidades, entre otras:

·         Beneficiar a enfermos del cuerpo físico y aquellos procesos obsesivos;

·         Vibrar por los trabajadores de la Casa Espírita o del Movimiento Espírita, por la paz y por la armonía universal;

·         Colaborar con los dirigentes espirituales de las reuniones mediúmnicas, en el trabajo de atendimiento a los Espíritus sufrientes;

·         Prestar solidaridad a todos aquellos que trabajan para neutralizar las fuerzas negativas, aún reinantes en el Planeta, las cuales favorecen las guerras, las luchas fratricidas, la locura, el suicidio, el homicidio y la subyugación a las pasiones inferiores.

Consideraciones sobre la irradiación mental.

En todos los ejercicios de irradiación, realizados a solas o en público, el método a seguir es el de la mentalización, estableciendo la unión como si el enfermo estuviese presente. Sin embargo, es necesario saber dar dirección al pensamiento emitido, en virtud de las corrientes energéticas contrarias, que se pueden encontrar en el camino a recorrer. (3)

Si la sensibilidad del médium capta influencias negativas o encuentra cualquier tipo de obstáculo a la irradiación, ésta debe ser siempre conjugada con una oración que, encontrando eco entre los Espíritus protectores, éstos acuden para auxiliar. (3)

Normalmente la unión y la distancia entre el agente emisor y el necesitado es hecha por un Espíritu protector que, espontáneamente, colabora en ésta tarea. (4)

En el tratamiento a distancia no es preciso mentalizar ningún gesto de pase. Es suficiente pensar en el enfermo, suplicando a Dios el socorro necesario para restablecer su salud. (4) En esa situación, la ideoplastia puede crear imágenes en las que el enfermo es envuelto en fluidos saludables y renovadores, que le restauran el equilibrio orgánico.

También es posible que la mente de quien irradia mentalice al enfermo feliz, sano y recuperado del mal que le afligía.

En éste ejemplo de ideoplastia, hubo irradiación de fluidos regeneradores, movilizados por el deseo de ver a la persona curada y por la súplica hecha a Dios. La mente del emisor, asociada a la de los benefactores espirituales, llevó al necesitado el auxilio apropiado y le transmitió una forma mental de cura (imagenplastia).

En las reuniones mediúmnicas, un poco antes de su término, las irradiaciones mentales complementan el atendimiento hecho a los Espíritus sufrientes, restauran las energías desprendidas, sobre todo por los médiums y desintegran cualquier residuo mental negativo que, tal vez, aún permanezca en el ambiente.

En las reuniones de desobsesión, o incluso en otras reuniones mediúmnicas, si el dirigente percibe una cierta inquietud o alguna desarmonía, puede hacer irradiación al inicio de la práctica mediúmnica. Este recurso tiene como finalidad equilibrar la reunión y suministrar el clima propicio para la realización de las tareas de intercambio mediúmnico.

Así, el dirigente del grupo solicita a sus integrantes que formen corrientes mentales por medio de la emisión de las mejores ideas que puedan mentalizar, sea por la oración silenciosa, sea por la imaginación edificante. (5)

Algunos Centros Espíritas tienen reuniones específicas de irradiación mental. Representan una actividad complementaria a los trabajos de desobsesión y al atendimiento fraterno. También puede representar el sustento o refuerzo espiritual para las actividades que el Centro realiza. A veces, esas reuniones son permanentes, otras veces, son temporales, cuando la institución está pasando por una dificultad o, por el contrario, cuando ésta va a realizar un evento de elevada significación.

De cualquier forma, la irradiación mental dirigida al Bien Mayor, en beneficio propio o del prójimo, representa siempre un medio de equilibrio y un instrumento de mejoría espiritual.

* * *

FUENTES DE CONSULTAS

1. KARDEC, Allan. Los Fluidos. La Génesis. Trad. De Guillón Ribeiro. 37. ed. Río de Janeiro: FEB, 1996. Cáp. XIV. Ítem 14, p. 281-282.
2. ______ Ítem 15, p. 283.
3. TOLEDO, Wenefledo de. Contacto Mediúmnico con el Enfermo. Pases y Curas Espirituales. San Pablo: “El Pensamiento”, 1953, p. 123.
4. ______ p. 124.
5. XAVIER, Francisco Cándido y VIEIRA, Waldo. Radiaciones. Desobsesión. Por el Espíritu André Luiz. 20. ed. Río de Janeiro: FEB, 2000, p. 179.
6. ______ Conflictos del Alma. Entre la Tierra y el Cielo. Por el Espíritu André Luiz. 17. ed. Río de Janeiro: FEB, 1997, p. 126.
7. ______ El Psicoscopio. En los Dominios de la Mediumnidad. Por el Espíritu André Luiz. 26. ed. Río de Janeiro: FEB, 1999, p. 27-28.
8. ______ p. 28.
9. ______ Sugestión. Pensamiento y Vida. Por el Espíritu Emmanuel. 7. ed. Río de Janeiro: FEB, 1983, p. 46-47.

FEDERACIÓN ESPÍRITA BRASILEÑA

CURSO DE ESTUDIO Y EDUCACIÓN DE LA MEDIUMNIDAD
PROGRAMA I Módulo Nº. 2
2ª Parte:Práctica

Explosoión de luces

LA IRRADIACIÓN MENTAL

El ejercicio de irradiación mental, denominado también mentalización o irradiación a distancia, tiene por objeto:

a) estimular al estudiante de la mediumnidad a hacer expansiones del pensamiento, por medio de la acción de la voluntad y basadas en los principios de la ideoplastia, enseñados por Allan Kardec;

b) destacar la importancia de esas expansiones mentales, controladas en beneficio del equilibrio y de la armonía de una reunión mediúmnica." data-share-imageurl="">