Usted está aquí

Mensaje Psicofónico

Autor: 
Javier Serrate
Fecha: 
Martes, 20 Noviembre, 2018
Imagen: 
Madre desesperada e hijo rebelde

Sesión de mediumnidad del 20/11/2018

Muchas imperfecciones del hombre son motivadas a menudo por carencias, carencias afectivas en su vida, un niño que no se siente querido cuando es adulto suele traer una carga, una carga negativa en él que le inclina acercarse a aquellos que le adulan.

El orgullo, a veces en el hombre, está motivado por carencias de amor. Cuando tenemos hijos no basta con comprarle un regalo, no basta aguantar caprichos, dar eso que él quiere. Debemos enseñarle a manejar la frustración, pero al tiempo que el aprende a manejar la frustración debe también saber que es un ser querido, es un ser amado. La sociedad actual no ofrece al hombre recursos adecuados para que los niños se sientan amados, puesto que el trabajo obliga a muchos padres a dejar a sus niños en manos de otras personas, otras personas que él no siente suyas y eso crea un sentimiento de abandono en el inconsciente, con el tiempo van creciendo con resentimiento, se apegan a cosas superfluas, cosas materiales, cosas que no son necesarias, pero se apegan a ellas porque necesitan amar, querer.

Que importante es tener ese familiar, a ese padre, a esa madre en momentos importantes de su vida, en momentos que a un niño se le da un premio en el colegio, en el momento que va a realizar estudios superiores o a encontrar ese trabajo que el busca sentirse apoyado, sentirse querido. Eso hace que muchas veces cuando se siente adulado por personas que buscan el interés, él se aferre a ellas por necesidad. Parte de lo que ocurre en la actualidad es consecuencia de ello, fijaros en los niños que se educaron en los años anteriores que ahora tienen 60 años o 70, como tratan a sus mayores, ¿no? Como tratan su familia, como tratan a la gente, y como parte de la juventud actual tratan a sus padres. Ya lo dicen, seréis tratados, si tratáis alguien mal recibiréis mal. Muchos padres tienen la consecuencia de lo que han sembrado, no hay que dar premios sin necesidad, no hay que dar regalos para que el niño calle, para que se quede en un rincón sin molestar, hay que darle una caricia, un beso a tiempo, hay que darle calor,  amor, abrazarle cuando se ha hecho daño, que él sepa que le quieren y será una persona que valorará el día de mañana ese amor.

Nosotros hablamos a menudo del amor, pero realmente muchos de los que estáis aquí ¿entendéis que es amor? Muchos de los miembros de la sociedad actual ¿saben que es amor? Solamente se puede entender aquello que se vive, cuando algo no se vive no se entiende. Ya sabemos que cuando dejen el plano material recuperarán su memoria, recuperarán vidas pasadas y entenderán lo que es el concepto del amor. Pero ahora en la Tierra, ahora en ese momento muchos no saben lo que es amar. De ello traen sus consecuencias, gente que buscan el dinero, buscan la felicidad a cualquier precio, gente que se corrompe. Pero en el fondo ¿es culpa de ellos? ¿O es culpa de la sociedad que hemos creado? Sabemos que los padres que lo han pasado mal no quieren que sus hijos lo pasen mal. Pero algo importante en la evolución del hombre es que todo requiere un esfuerzo, todo requiere disciplina y trabajo, para valorar algo debe costarnos un esfuerzo. Eso que estamos pasando actualmente es una etapa que hará reconocer al hombre que debe volver a recuperar valores para inculcar a sus hijos de esfuerzo, de trabajo, de ahínco, de empeño, para no conseguir las cosas a cualquier precio, por lo tanto es una etapa que ahora debéis pasar. Lo que se hace mal trae consecuencias, pero esas consecuencias servirán para que aprendáis a ser conscientes, para cómo se deberá actuar en un futuro.

Juan (Espíritu), trabajador de la casa. Javier Serrate (médium)