Información adicional sobre el vídeo.
Fecha
23-11-2017
Duración
00:33:40
Categoría

Moral Cristiana y Evolución Intelecto-Moral

En Moral Cristiana y Evolución Intelecto-Moral identificamos la moral cristiana y la evolución intelecto-moral como proncipios básicos del Espiritismo y explicamos de qué forma progresa la Humanidad.

Moral Cristiana y Evolución Intelecto-Moral

1 La Moral Cristiana y la Evolución Intelecto-Moral

El hombre evoluciona gradualmente. Siendo creado simple e ignorante, está destinado al progreso incesante, hasta alcanzar la felicidad integral. (1) La caminata evolutiva del ser humano se desarrolla a partir de un estado llamado primitivo o estado de naturaleza. El estado de naturaleza es la infancia de la humanidad y el punto de partida de su desarrollo intelectual y moral.

El progreso intelectual ocurre cuando, por uso del libre albedrío, el hombre ejercita su inteligencia. El progreso puede ser comparado al amanecer. Incluso demorando aparentemente, termina por lograr el éxito. La ignorancia, revestida por la fuerza y eludida por la falsa cultura, no pocas veces se ha levantado, objetivando crear embarazos al desarrollo de los hombres y de los pueblos (…) inevitablemente él llega, altera la faz y la constitución de lo que encuentra delante y desdobla recursos, fomentando la belleza, la tranquilidad, el confort y la dicha. (9)

El progreso moral, que está fundado en la observación de la ley de Dios, da al hombre condiciones de distinguir el bien del mal, lo que nos es posible por el conocimiento y por la vivencia de las enseñanzas morales de Cristo. (3)

Los Espíritus Superiores nos dicen que Cristo fue el iniciador de la más pura, de la más sublime moral, de la moral evangélico-cristiana, que ha de renovar el mundo, aproximar a los hombres y tornarlos hermanos; que ha de hacer brotar en todos los corazones la caridad la caridad y el amor del prójimo y establecer entre los humanos una solidaridad común; de una moral,en fin, que ha de transformar la Tierra, tornándola morada de Espíritus Superiores a los que hoy la habitan. (6)

A la vista de eso, solamente el progreso moral puede asegurar a los hombres la felicidad aquí en la Tierra, refrenando las pasiones malas, solamente ese progreso puede hacer que entre los hombres reinen la concordia, la paz y la fraternidad. (7)

2 El Progreso del Hombre

Como sabemos, el hombre se desarrolla por si mismo, naturalmente. Pero, no todos progresan simultáneamente y del mismo modo.

Ocurre entonces que los más adelantados auxilian al progreso de los otros, por medio del contacto social. (3)

En el siglo en que vivimos, ha habido grandes avances en los diverso campos del conocimiento humano, pero el progreso moral se halla muy lejos del fabuloso progreso intelectual al que llegó, es de ahí porque prevalece, en nuestros días, una ciencia sin conciencia, valiéndose, no poco, de sus adquisiciones culturales, solo para la práctica del mal. (8) Esto es porque el progreso moral no siempre acompaña al progreso intelectual. Generalmente los individuos y los pueblos adquieren mayor progreso científico y con el desarrollo del libre albedrío, crece en el ser humano la noción de responsabilidad en el pensar, en el hablar y en el obrar. (4)

Debemos considerar, entre tanto, que hay dos grandes obstáculos en la marcha evolutiva del hombre: el orgullo y el egoísmo. Consultando a los Espíritus con respecto de este asunto, Kardec recibió de ellos los siguientes esclarecimientos: A primera vista, parece incluso que el progreso intelectual reduplica la actividad de aquellos vicios (el orgullo y el egoísmo), desarrollando la ambición y el gusto de las riquezas que, a su vez, incitan al hombre a emprender investigaciones que le esclarezcan el Espíritu. Así es que todo se encadena, en el mundo moral, como en el mundo físico, y que del propio mal puede nacer el bien. Corta, es la duración de ese estado de cosas, que cambiará a la proporción que el hombre comprenda mejor que, más allá de la que el gozo de los bienes terrenos proporcionan, existe una felicidad mayor e infinitamente más duradera. (5)

El análisis de las condiciones morales e intelectuales – que promueven el progreso del hombre – nos lleva a concluir que la Humanidad progresa por el desarrollo de la inteligencia, del sentido moral y del ablandamiento de las costumbres. (6)

Federación Espírita Brasileña.
Estudio y Educación de la Mediumnidad. Prog. I; guía 7.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios y su experiencia como usuario.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información clicando en "más información"